Con mucha emoción y en compañía de sus cuatro hijos, recibió las llaves de su nueva vivienda la compañera Cristina Zúñiga de manos de la alcaldesa Reyna Rueda y el embajador de China Taiwán, señor Jaime Chin Mu Wu.

A la fecha, la municipalidad ha entregado un total de 40 viviendas a igual número de familias, que sufrieron los embates de las lluvias en el pasado invierno.

Acompañados de los vecinos del barrio Juan Emilio Menocal en el distrito Dos, el embajador Wu, ratificó el compromiso de su gobierno con las familias y el gobierno de Nicaragua, a quienes les ha demostrado aprecio y solidaridad en momentos de dificultad.

“Cristina tiene una familia muy linda, con cuatro hijos, quienes hoy están muy contentos al ser parte del esfuerzo de la Alcaldía, quienes han venido construyendo casas con mucho esfuerzo y con la orientación del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. Se está construyendo el porvenir, el bienestar y la alegría a una nueva familia. Nuestros proyectos siempre se dirigen a la población que vive en vulnerabilidad, nuestra cooperación también beneficia a productores y artesanos en las comarcas”, expresó.

La compañera Reyna Rueda expresó que la entrega de la nueva vivienda es parte del bienestar que impulsa el gobierno a través de las políticas en función del pueblo, sumado a los lazos de cooperación con el gobierno de China Taiwán.

“La casa de doña Cristina estaba en condiciones extremas y eso era una necesidad aún mayor, con las lluvias la casita se destruyó en su totalidad y fue a través del modelo de respuesta inmediata que impulsa nuestro comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo que se le está entregando esta vivienda digna y segura”, dijo.

Una nueva vida inicia hoy la familia Zúñiga

Cristina nació y creció en el barrio Juan Emilio Menocal, sus padres le heredaron lo que hasta hace unos meses era su casa, la cual fue destruida por las constantes lluvias, situación que en reiteradas veces puso en riesgo la vida de sus cuatro hijos menores de edad.

“Hoy estoy feliz, me hicieron mi casita y estoy agradecida con el embajador y con mi gobierno, estas lágrimas son de felicidad porque muchos no tienen idea de lo que representa dejar de dormir en una casa vieja a vivir en un nuevo espacio en el que no me voy a mojar y no me va a caer encima. Este es el nuevo patrimonio de mis cuatro hijos, quienes al igual que yo, están llenos de alegría”, subrayó.

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda