España cerró el primer trimestre de 2013 con seis millones 202 mil 700 desempleados, un 27,16 por ciento de su población económicamente activa, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre enero y marzo, el número de desocupados en el país ibérico aumentó en 237 mil 400 personas respecto al cuarto trimestre de 2012, precisó la Encuesta de Población Activa (EPA) difundida este jueves por el INE.

Según la EPA, una herramienta que ofrece más datos para analizar la evolución del desempleo que el estudio realizado por el Ministerio de Trabajo, se trata de la tasa de paro más elevada desde el inicio de la serie en 1976.

Por primera vez en la historia de España, la cifra de trabajadores en la calle supera la barrera de los seis millones, pues al cierre de diciembre último esta era de cinco millones 965 mil 400 desempleados, equivalente al 26,02 por ciento de la población activa.

En el primer trimestre del actual ejercicio, la cantidad de asalariados disminuyó en 322 mil 300 personas hasta situar el número de ocupados en 16 millones 634 mil 700, precisó el estudio de la oficina estadística.

Por su parte, la cifra de hogares con todos sus miembros en paro, otro indicador para medir el drama de este flagelo, alcanzó un millón 906 mil 100, lo que supone 72 mil 400 más que en el período octubre-diciembre de 2012 y un incremento del 3,95 por ciento.

El desempleo masculino escaló hasta los tres millones 304 mil 700, mientras que el femenino ascendió a dos millones 898 mil.

Entre los jóvenes (menores de 25 años), el colectivo más afectado por el deterioro del mercado laboral en España, la desocupación volvió a incrementarse en 30 mil 200 personas en el primer trimestre hasta sumar 960 mil 400, equivalente al 57,22 por ciento del total.

Desde que comenzó la crisis esta nación europea cuenta con cuatro millones más de parados y la tasa de desempleo subió unos 20 puntos porcentuales en cinco años.