El gobierno del presidente Daniel Ortega, a través del Nuevo FISE y la alcaldía de San Nicolás, Estelí, construyó e inauguró este miércoles un proyecto de agua potable y saneamiento rural en la comunidad de Paso Real, restituyendo el derecho a una vida de mejor calidad a unos 142 habitantes del lugar, quienes por muchos años dependieron del río para poder tomar el vital líquido.

La comunidad de Paso Real se encuentra situada al noreste de San Nicolás y se llega a ella por un camino rural que también fue construido por el gobierno del comandante Daniel Ortega y por medio de la alcaldía municipal de San Nicolás, además de un puente peatonal sobre el río, todo lo cual causó mucha alegría en el pequeño poblado, dijo Vilma Antonia Palacios, promotora consultor del Nuevo FISE.

En la realización del proyecto fueron instalados 850 metros lineales de líneas de conducción del agua potable, 26 letrinas y tres puestos públicos del vital líquido en la población, además fue construido un tanque de concreto de 30 metros cuadrados para la recolección y distribución del líquido.

Durante la construcción del proyecto de agua potable fueron generados 46 empleos directos entre personas de la comunidad, lo que además de trabajo también se logró garantizar un abastecimiento fluido del vital líquido y se garantizó también la salud de la población.

Al respecto Nelson Blas Miranda, profesor de la escuela de la comunidad declaró que tras haberse construido el sistema de agua potable, la vida de la población ha tenido un cambio radical, puesto que antes tenían que ir a recoger agua al río y de allí sacar para lavar, cocinar y beber, lo que provocaba continuas enfermedades gastrointestinales en la población, especialmente en los niños que por esa razón a menudo fallaban a clases.

Agua del río no era apta para consumo

En el río que pasa por la comunidad algunas personas bañaban bestias, lavaban ropa, pero además mucha gente defecaba cerca de la corriente de agua.

Otilia Chavarría, coordinadora del proyecto de agua potable en la comunidad manifestó que muchas cosas han cambiado en Paso Real, ahora hay más limpieza, añadiendo que ahora hay más salud gracias el proyecto realizado por el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Entre tanto Leonarda Dávila manifestó sentirse bien alegre con la obra realizada por el gobierno sandinista y la alcaldía de San Nicolás, lo que ahora les ahorra tener que ir al río a traer agua contaminada para realizar los quehaceres de sus casas y obligadamente tomar del líquido.

Entre tanto Gregorio Gámez, quien facilitó la fuente de agua de la cual se está abasteciendo la comunidad, dice estar contento con ese hecho y de que gracias al gobierno sandinista y a la alcaldía de San Nicolás, las personas del lugar están progresando y mejorando su vida desde el punto de vista higiénico sanitario.