A pocas semanas que el invierno se haga presente en Nicaragua, 400 familias del Distrito VII de Managua se convirtieron en propietarias y protagonistas del Plan Techo, uno de los programas de restitución de derechos y promoción del desarrollo que impulsa el Gobierno Sandinista en esta tierra Cristiana, Socialista y Solidaria.

Es la segunda ocasión en el año que familias de este distrito protagonizan una distribución del Plan Techo, que ya se ha entregado a más de 2 mil 600 hogares en esta zona capitalina, en la que se ubican 62 barrios. La entrega se hizo en el parqueo del Complejo de Salud Conchita Palacios.

A este encuentro con las familias del distrito VII se presentó Monseñor Eddy Montenegro, quien pidió a los nuevos propietarios cuidar los bienes que la Revolución les entrega en estos tiempos de paz.

“No hay duda que ha habido un bienestar y un desarrollo en las familias nicaragüenses”, dijo Montenegro, que destacó que programas como este y otros están mejorando los niveles de vida de los nicaragüenses sin distingo de colores políticos.

El vicealcalde de Managua Enrique Armas destacó que los 400 nuevos propietarios del Plan Techo viven en unos 53 barrios de los 62 que tiene este distrito de Managua.

“La idea es que entreguemos 4 o 5 planes techos en el año. Hoy entregamos parejo a las familias de todos los barrios del Distrito 7. Esto le cae como agua de mayo a las familias del distrito 7 estos 400 planes techos”, dijo Armas.

Los más entusiasmados por esta restitución de derechos es la misma familia capitalina, que está recuperando los derechos a vivir con dignidad y por eso dan el agradecimiento al gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra.

“Le agradecemos a la compañera Rosario Murillo, al Presidente Daniel Ortega por esta restitución de derechos que tenemos en su gobierno. Damos gracias a Dios que tenemos este programa ahora que las lluvias se acercan”, dijo Griselda Torres que reside en el barrio Vista al Xolotlán.

La señora Sandra Velázquez que reside en Villa Revolución, dijo que espero con ansias la entrega de las diez láminas de zinc, que inmediatamente colocará en el sector de su cuarto.

“Tenía muchos años que la lluvia no me dejaba dormir, pero esta pesadilla ya quedó a tras porque voy a poner este zinc de manera inmediata, es una bendición que tengamos a un gobierno como el del comandante Daniel Ortega”, dijo doña Sandra.