En el cementerio Periférico, familiares y amigos dieron el último adiós a María Esther Castillo Loáisiga, de 85 años, conocida como “Doña Esthercita”, quien partió a otro plano de vida este viernes, y fue madre de tres héroes y mártires de la Revolución Sandinista, incluyendo uno de la gesta de San José de las Mulas.

Sus hijos en medio del dolor y la tristeza reconocen el legado que les deja su madre y agradecen a Dios por darles a una mujer fuerte, valiente que todo el tiempo fue un ejemplo para ellos.

A la vez se sienten muy agradecidos con el Frente Sandinista por ese apoyo brindado en cada instante en estos días difíciles.

Don Evenor Castillo Castillo, en nombre de todos sus hermanos, expresó que le agradece a Dios por darles una madre que a sus 7 hijos organizó en el Frente Sandinista, “desde los años sesenta, setenta, ella tomó una decisión junto con mi padre de organizarse y hacíamos memoria ayer, y son 48 años en el Frente Sandinista”, refirió.

“Para nosotros es un orgullo, además de ser una mujer cristiana, ella a pesar de andar en su silla de rueda, no dejó de ir a su iglesia”, agregó.

Igualmente agradeció al comandante Daniel Ortega y a la compañera Rosario Murillo que siempre estuvieron pendiente de su madre, aun en los años noventa, “nunca pasó un 24 de diciembre sin que el comandante se acordara de la María Esther y por ende de las madres de los caídos”, mencionó.

Castillo indicó que su madre amaba y quería la paz y como pocas madres entregó tres hijos para alcanzar la paz que hoy se vive.

Será recordada como una gran mujer

Ella fue una mujer humilde, pero siempre firme y con amor a la revolución, y muchas otras cualidades por las cuales será recordada por quienes la conocieron y compartieron en vida.

Doña Isabel Romero, una de las madres de héroes y mártires, dijo que la recordarán como una mujer luchadora, “nunca retrocedió por más difícil que fue la pérdida de sus tres hijos, nunca la hizo claudicar, siempre la tenemos como un ejemplo”.

Manolo Guzmán, amigo de la familia y sobreviviente de San José de las Mulas, manifestó que ella dejó un mensaje a las nuevas generaciones, el cual dio estando en su lecho de enferma en el hospital: “Les dijo sigan luchando y no permitan que el imperialismo de los yanquis entre a Nicaragua. A los jóvenes les digo que sigan luchando para poder defender el proceso revolucionario”.

Ella era la coordinadora del Comité de Madres de San José de las Mulas, símbolo que representa la defensa del poder revolucionario a través de 23 jóvenes, uno de ellos Miguelito Castillo, hijo doña Esther.

“Los sobrevivientes de San José de las Mulas el mensaje que le damos es que vamos a continuar en la lucha el estandarte que ella deja ahora, lo continuamos en el proceso en revolución y seguiremos luchando para siempre para conquistar más victorias”, aseveró.

“Estamos con la familia Castillo Castillo que son los herederos de ese legado y nosotros continuadores de esa lucha de paz, tranquilidad y vida”, añadió.

sepelio

sepelio

sepelio

sepelio