El carguero ruso Progress M-19M que acaba de despegar desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) este miércoles rumbo hacia la Estación Espacial Internacional (EEI) sufre un problema técnico. Una vez colocado en la órbita programada, no ha podido desplegar una de las antenas de navegación que le debía guiar durante su acercamiento a la EEI.

El Centro de Control de Vuelos ruso informa de que va a analizar la situación durante las próximas vueltas en órbita para averiguar si la antena finalmente funciona. Al mismo tiempo aseguran que aunque esta fallara, el carguero sería capaz de acoplarse a la estación.