El Dr. Paul Oquist, fue reelegido por la COP‑24 del Cambio Climático, para continuar representando a Latinoamérica y Caribe en el Comité Permanente de Finanzas de la Convención Marco de Cambio Climático.

Igualmente, el compañero Javier Gutiérrez, viceministro del Marena, continuará en el Comité de Adaptación en representación de la región de Latinoamérica y Caribe.

Ambos comités son de alta prioridad para los países más vulnerables, y con este apoyo se reconoce el trabajo y compromiso del país en materia de cambio climático, bajo el liderazgo del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo.

Los cuatro puestos de América Latina y el Caribe al Fondo Verde del Clima no se pudieron resolver por ninguna fórmula debido a la intransigencia total del Perú que sugirió resolver el asunto en Nueva York, no obstante que ya ha pasado un año de negociaciones infructuosas en esa sede.

Al resolverse ese tema en cualquiera de sus variantes el Dr. Paul Oquist volverá ser elegido al Consejo de Dirección del Fondo Verde para el año próximo o, mejor aún, para los próximos 3 años.

La ausencia de América Latina y el Caribe en el Consejo de Dirección en el escenario actual debilita la posición de los Países en Desarrollo en importantes decisiones y votacione, como la selección del nuevo Director Ejecutivo del Fondo Verde.

La cumbre climática COP‑24, terminó el sábado 15 de diciembre, un día más tarde de lo previsto, debido a la falta de consenso para acordar el reglamento para implementar el Acuerdo de París.

Entre los puntos de discusión estuvo la financiación climática, uno de los elementos imprescindibles para que los países en desarrollo puedan llevar a cabo acciones para reducir sus emisiones de dióxido de carbono (mitigación) y medidas de aumentar la resiliencia frente al cambio climático (adaptación).

El Dr. Paul Oquist, ministro y jefe de la delegación de Nicaragua, y el compañero Javier Gutiérrez, viceministro del Marena, lograron reuniones y sesiones de trabajo con autoridades de alto nivel y fortalecieron las relaciones para obtener movilización y medios de implementación para acciones climáticas en Nicaragua, Centroamérica y el resto de los países vulnerables al cambio climático.

También, el discurso de Nicaragua en el segmento de alto nivel fue contundente y obtuvo la ovación de la plenaria, debido que se enfatizó en la necesidad de que los países desarrollados mejoren su ambición y redoblen el apoyo hacia países en desarrollo y vulnerables a los efectos del cambio climático.

Asimismo, se reafirmó mantener el principio de las Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas (CBDR, por sus siglas en inglés), así como las “Responsabilidades Históricas y Actuales” a la luz, de que los países desarrollados quieren sustituirlo por “Responsabilidades Universales” y algo que llaman “Las Nuevas Responsabilidades Diferenciadas”.

Los Países en Desarrollo no aceptan abandonar a las CBDR, aunque China acordó someter reportes sobre las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, según sus siglas en inglés) en un mismo formato que los Países Desarrollados.

Finalmente, el Dr. Paul Oquist, como jefe de la delegación de Nicaragua, remarcó que se deben de eliminar las prácticas injerencistas e interventoras que aún muchos países desarrollados practican con el financiamiento al desarrollo.

El Dr. Oquist señaló que las sanciones unilaterales arbitrajes extrajudiciales y extraterritoriales representan trabas para la lucha contra el cambio climático, así como el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a la vez de ser violatorias del derecho internacional y los Derechos Humanos.

Como resultados principales en la COP‑24, los gobiernos adoptaron un conjunto de directrices para aplicar el histórico Acuerdo de París sobre el cambio climático que fue aprobado en 2015. Se espera que el “Paquete de Katowice para el Clima”, promueva la cooperación internacional y fomente una mayor ambición en la acción climática. No obstante, los países desarrollados continúan debilitando el principio de diferenciación bajo el precepto de “Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas” y en el caso de EEUU, Arabia Saudita y Australia, éstos minimizaron y desconocen el Informe Especial de 1.5°C del IPCC.

El Paquete de Katowice para el clima incluye directrices que harán operativo el marco de transparencia del Acuerdo de París. Éste establece la manera en que los países informarán sobre sus acciones climáticas en el marco de las respectivas NDC. La información abarca las medidas de mitigación y adaptación, así como detalles sobre el apoyo financiero a la acción climática en los países en desarrollo.

En relación con el financiamiento, un gran número de países desarrollados se comprometieron a prestar apoyo financiero para que los países en desarrollo puedan tomar medidas frente al cambio climático. Esto es de gran importancia para la reposición del Fondo Verde para el Clima. Los países han enviado señales positivas importantes en lo relativo al Fondo Verde para el Clima. Alemania y Noruega han anunciado que doblarán sus contribuciones al Fondo.

Por su parte, el Fondo de Adaptación recibió compromisos por un total de 129 millones de dólares.

Los anuncios de nuevos compromisos que han hecho bancos multilaterales de desarrollo (BMD), organizaciones internacionales, empresas, inversores y sociedad civil han contribuido a crear la voluntad política para el resultado de la COP-24.

El Banco Mundial ha prometido 200,000 millones de dólares para financiar la acción climática durante el período 2021-2025, los bancos multilaterales de desarrollo han prometido alinear sus actividades con los objetivos del Acuerdo de París, 15 organizaciones internacionales han prometido hacer que sus operaciones sean climáticamente neutras; y las ciudades del grupo C40 anunciaron que trabajarán con el IPCC para identificar cómo aplicar el Informe especial 1,5ºC sobre el calentamiento global en las medidas climáticas de “ciudades con resiliencias”.

En relación con el “Diálogo de Talanoa” concluyó con el objetivo evaluar el nivel de ambición de la acción climática en el marco del Acuerdo de París. Una de las mayores aportaciones al Diálogo de Talanoa ha sido el informe sobre el calentamiento de 1,5ºC del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

La última sesión de alto nivel del Diálogo de Talanoa se cerró con la Llamada a la Acción Talanoa, un pedido a todos los países y los demás actores a actuar frente al cambio climático de manera urgente. Se anima a los países a que tengan en cuenta los resultados del diálogo en sus esfuerzos nacionales para aumentar su nivel de ambición cuando revisen sus contribuciones determinadas a nivel nacional en 2020.

El Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterrez, está organizando una reunión Cumbre en Nueva York en Septiembre 2019, precisamente para motivar el alza de ambición entre los principales países emisores.

Sobre la próxima sede de la COP-25 que corresponde a América Latina y el Caribe y ante el retiro de Brasil a un año del evento, se decidió que Chile organizará la próxima cumbre del clima y Costa Rica realizará el Foro Pre-COP.

 

cop

cop

cop

cop