El sacerdote, quien también es director del Centro Espiritual Betania de Dolores, añadió que en el Libro del Génesis, en los primeros capítulos, en ese maravilloso relato de la creación, cuando Dios crea el Universo, La Tierra, las maravillas, nos dice la palabra divina que el cúlmen máximo de la creación es el Ser Humano.

“De manera categórica nos dice la palabra de Dios, Dios creó al Ser Humano a su imagen y semejanza; mujer y hombre, los creó”, recalcó el sacerdote en un conversatorio con los medios del Poder Ciudadano.

“Esto quiere decir que Dios creó al Ser Humano a su imagen y semejanza, mujer y hombre los creó, que la mujer y el hombre tienen igual dignidad. La mujer y el hombre tienen que complementarse mutuamente”,  resaltó.

Añadió  que lo que se celebra en Nicaragua, no es un acontecimiento vacío, sin contenido.

Expresó que  lo se celebra  de manera específica en nuestra Patria, Nicaragua, es lo que se ha vivido en los últimos años cuando se han hecho realidad las reivindicaciones de las mujeres ahora con un papel protagónico, en todas las áreas y en todos los ámbitos, culturales, sociales y aún políticos.

“De manera particular aquí en Nicaragua, en este día 8 de marzo por la mañana los honorables diputados de la Asamblea Nacional, aprobaron el proyecto de Ley que en días anteriores  había presentado el Excelentísimo Señor Presidente de la República, comandante Daniel Ortega y fue aprobada esa Ley de Municipios en donde se le da carácter legal a lo que ya se ha estado viviendo de manera especial en estos últimos años en donde la mujer tiene una participación no solamente como Madre, Esposa, Hija, como Trabajadora, como Mujer llena de Fortaleza, sino también se le da carácter a la Mujer en la participación política, en los ámbitos municipales y locales”, enfatizó el sacerdote.

“En Nicaragua hoy estamos viviendo no solamente una celebración, la cual se está conmemorando durante todo este mes como lo anunció en semanas anteriores la Primera Dama de la República, doña Rosario Murillo, quien es digna representante de la Mujer de nuestro pueblo”, dijo el padre Eslaaquit.

“La Mujer de nuestro pueblo es una mujer de fortaleza, es una mujer de sabiduría , es una mujer llena de inteligencia, llena cada vez de mayores valores que da a la sociedad”.

“Todos los nicaragüenses nos sentimos muy honrados porque como pueblo cristiano, como pueblo creyente en esa palabra divina, también vemos en la Sagrada Escritura, cómo las Mujeres en la Biblia representan un gran papel en la historia de la Salvación”, reiteró.

Señaló que el Antiguo Testamento destaca a la mamá de Moisés y a otras mujeres como Noemí y Ruth, y el Nuevo Testamento a la Vírgen María.

“Todos los nicaragüenses estamos celebrando en un clima de alegría, justicia, de fraternidad, en una restitución de derechos porque las conquistas de las mujeres no solamente se deben quedar en papel mojado sino como lo estamos viviendo en esta nación y en esta Patria, todas las mujeres trabajadoras, que no son solamente amas de casa, hijas, esposas, madres; la mujer nicaragüense es poesía, ternura, sueño, es realizaciones”, recalcó.

“La mujer nicaragüense es como esa brisa suave que está pasando aquí en este municipio de Dolores, en esta Casa de Betania, es como una brisa suave que está llena de ternura para seguir adelante en estos derroteros de una Nicaragua siempre bendita y siempre libre!”, exclamó.

“María Madre de Dios, también es Mujer”, enfatizó el director del Centro Espiritual Betania.