El viceministro de Gobernación, Luis Cañas, explicó que la cancelación de las personerías jurídicas de nueve onegés fue realizada dentro del marco legal del país y de ninguna manera suponen una persecución o un ataque contra éstas.

En declaraciones a Sputnik, Cañas señaló que esos organismos violaban las leyes que regulan su funcionamiento en el país y además azuzaban a la población para violentar el orden público.

"En ningún momento ha habido ataque o persecución; lo que se está haciendo es cumplir con las leyes", insistió.

Cañas dijo que organizaciones como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh),  desde abril de este año, ya que estaban "sin junta directiva y prácticamente acéfalos".

"Además estaban actuando en contra de los principios que ellos estaban autorizados a funcionar: actividades fuera de la ley, alteración del orden (y) realizar actividades que no estaban de acuerdo a los fines y objetivos por los cuales se les otorgó esa personería jurídica", aseguró.

El ministro dijo que la decisión de suspender las personerías se trata de una cuestión administrativa, y que "no hay nada político" detrás.

"Tengo derechos, pero tengo deberes; si no cumplo la ley me expongo a sanciones", observó el funcionario.

Cañas también se refirió a las denuncias de la CIDH y del secretario de la OEA, Luis Almagro, sobre la realidad de Nicaragua y aseguró que a estos organismos no les asiste ni la ley ni la razón.

"Son sesgadas ese tipo de declaraciones; no son sustentadas sobre realidades, y hay intereses creados, definitivamente", afirmó el ministro de Gobierno de Nicaragua.

"Misteriosamente solo revisan países donde se está luchando contra la pobreza, donde se está trabajando para que nuestros pueblos, nuestras familias, mejoren sus niveles de vida (…) emprendiendo la ruta de la independencia", afirmó.

Tomado de Sputnik