Consternados aún por las lesiones y muerte que sufrieron sus hijos, se presentaron ante el Ministerio Público la señora Cándida Medina, madre de Elías Velásquez y don Jaime Téllez, padre del joven Jaime Téllez Reyes (Q.E.P.D), victimas del odio promovido por Miguel Mora y que se desencadenaron en hechos fatales que hoy enlutan a muchas familias nicaragüenses.

Cándida Medina señaló que su hijo Elías Velásquez recibió varios disparos en su humanidad el pasado cinco de junio, hecho que ocasionó graves daños en la salud del joven, quien aún se recupera de todo el daño ocasionado.

Mi hijo me lo dejaron inválido, la situación que vivió el país dejó daño y sembró odio en el pueblo, no olvido cómo Miguel Mora y Jaime Arellano instaron al odio, muchos quedamos a merced de ellos y sus vándalos porque la policía estaba acuartelada y es ahí cuando mi hijo sufre las lesiones. Mi hijo salía de casa en su moto y de repente mi hijo cae al piso con varios impactos, nosotros vivimos en el barrio Germán Pomares”, expresó.

“Espero que se haga justicia, que paguen por el daño que nos hicieron, sufrimos mucho y hoy mi hijo ya no tiene una vida igual a la de antes, los disparos le afectaron su columna, pulmones y por milagro de Dios está vivo, pero yo no me cansaré de exigir castigo y justicia para los culpables”, añadió.

MINISTERIO

Lo asesinan por ser sandinista

Otra de las denuncias recibidas es la de Jaime Téllez, quien perdió a su hijo, un joven de 22 años de nombre Jaime Téllez Reyes, a quien un grupo de terroristas le propinaron una estocada en su cabeza con un verduguillo.

“A mi hijo me lo mataron de la manera más cruel, el 8 de mayo me le incrustaron una verduguilla en su cabeza, lo llevamos al hospital y 17 días después murió, era un chavalo que estudiaba y trabajaba conmigo, su único delito fue ir por una de las calles del barrio San Sebastián con una mochila con la leyenda del Gobierno, lo ofendieron llamándolo sapo y otras obscenidades y luego le clavaron el objeto en su cabeza”, dijo.

El padre de Elías junto a su familia exige castigo para quienes le arrebataron la vida a un chavalo trabajador que nunca ofendió a sus semejantes.