El alto prelado participó en los actos oficiales del Día Internacional de la Mujer, encabezado por el Presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra, la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadana, así como por una decena de compañeras que dirigen diversas instituciones del Gobierno Sandinista y muchachas que integran los diversos movimientos de la Juventud Sandinista 19 de Julio.

Ante una Plaza de la Revolución abarrotada por mujeres de todos los sectores sociales, económicos, políticos, deportivos y culturales, el Cardenal Miguel felicitó a las mujeres, “esa mujer que juega un papel importante en la familia, que como todos sabemos, es formadora de personas, educadoras en la fe y promotora del desarrollo".

Obando y Bravo subrayó que la mujer ha jugado un papel muy importante en la historia de la humanidad y valoró el significado de la madre de Jesucristo, a quien considera la “Mujer Ideal”.

“Dios quiso que su único Hijo naciera de una mujer. Nosotros los Cristianos encontramos en María la mujer ideal, ejemplo de obediencia y humildad, pero con una fortaleza y temple dignas de encomio”, dijo su Eminencia.

Añadió que María es una mujer cargada de valores humanos, esos valores que hemos dilapidado y que ahora nos duele y quisiéramos recuperar. Entre esos valores mencionados por el Cardenal Miguel, se encuentra la verdad.

“María puede ser el espejo donde mirarnos para recuperar la verdad, la autenticidad y la fidelidad. En María todo era auténtico, transparente, verdadero”, mencionó.

Expresó que bienaventurada la mujer que en su vida no siguió los consejos de los impíos, ni caminó por la senda de los pecadores, ni se sentó en compañía de los malvados.

“La mujer nicaragüense es una mujer digna de encomio, porque es una mujer que afronta las dificultades con mucha madurez. Mucha de las mujeres nicaragüenses hacen el doble papel de madre y padre y no por eso se desaniman, sino que las vemos trabajando con entusiasmo por el bienestar de la familia”, citó Obando y Bravo.

Felicitó al gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra y a la compañera Rosario Murillo por su preocupación y por el esfuerzo realizado para darle a la mujer nicaragüense el lugar que le corresponde.

Señaló que ha sido testigo de que muchas mujeres del campo, de los barrios, de la ciudad, han sido beneficiadas con los programas sociales que desarrolla el Gobierno Sandinista.

Agregó que también ha sido testigos de que las mujeres se han convertido en propietarias y protagonistas del Plan Techo, Títulos de Propiedad y del programa Usura Cero.

“Estamos seguros que ellas van a ser responsables del buen uso de estos beneficios, colaborando de esta manera con el desarrollo de nuestro país”, concluyó el alto prelado nicaragüense.