Juristas, magistrados del Tribunal de Apelaciones y expertos en derecho penal de Iberoamérica, aplaudieron la efectividad que la Policía Nacional viene ejecutando contra el crimen organizado y particularmente con la captura del norteamericano Eric Justin Toth, uno de los fugitivos más buscados por el FBI.

La doctora Adela Cardoza Bravo, juez Segundo Distrito Penal de Juicio de Managua, afirmó que la efectividad de la Policía Nacional se ha demostrado una vez más, lo que la hace en una de las mejores de Centroamérica y América Latina.

Para esta judicial que se ha destacado por encarar procesos contra individuos acusados de narcotráfico y crimen organizado, la efectividad de nuestra policía, se sustenta en su modelo en pro de la comunidad, lo que hace que las familias se empoderen y vean el tema de su seguridad ciudadana como algo que le compete.

“Cuando la policía hace ese tipo de detenciones (captura de Eric Justin Toth) eso tiene que ver mucho con la seguridad ciudadana, el trabajo de inteligencia y tiene que ver mucho con la información de la comunidad, eso quiere decir que la comunidad está rechazando este tipo de conducta y eso le permite a la policía en un menor tiempo descubrir y controlar este tipo de delincuencia”, dijo Cardoza.

Francisco Álvarez García, experto en Derecho Penal de la Universidad Carlos III de Madrid, afirmó que afortunadamente Nicaragua está deteniendo y sirviendo de “tapón” para el avance de la criminalidad y está evitando que la violencia se propague al sur de la región centroamericana.

Dijo que Nicaragua como país que se ubica en el centro de la región, tiene dos grandes tareas evitar que la violencia se apodere de nuestra sociedad y detiene el avance de la misma a otras naciones.

“En estos momentos Nicaragua está haciendo un servicio esplendido, no solamente a Estados Unidos, sino también a la lucha en general contra la criminalidad”, valoró.

El magistrado del Tribunal de Apelaciones de la Región Central (Chontales y Río San Juan) Jaime Solís Romero, calificó como excepcional el trabajo en torno a la captura del Eric Justin, un norteamericano acusado de pornografía infantil.

Subrayó el espíritu moral y ético que tiene el cuerpo policial representado en su Directora General Primera Comisionada Aminta Granera, quien al ser consultada si aceptara la recompensa de 100 mil dólares por haber capturado al norteamericano, contestó que no lo haría, porque el ente tiene la obligación de preservar la seguridad ciudadana y colaborar con la seguridad regional e internacional.

“Yo felicito a la policía por ese espíritu que tiene de seguir, de buscar y marcar la diferencia con otras policías de la región”, dijo el magistrado.

Eric Justin Toth, uno de los fugitivos más buscados por el FBI, fue detenido el pasado 20 de abril y entregado a las autoridades norteamericanas deportado. Toth fue capturado en la ciudad de Estelí.