Rosario insistió en que para avanzar en una Cultura Nueva, tenemos que aprender a reconocer el derecho humano en mujeres y en hombres.

“Insisto mucho en que estos avances tenemos que comprenderlos cabalmente, para dimensionarlos en lo que representan hoy y lo que representan mañana”, explicó la compañera.

Valoró que un avance como el alcanzado con la aprobación de la reforma a la Ley 40 para lograr equidad en la gobernanza de las alcaldías municipales entre hombres y mujeres, es un avance estratégico de hoy, pero que viene desde mucho tiempo atrás.

“Tenemos un proceso revolucionario que lleva décadas en Nicaragua pasando por distintos momentos, por eso yo hablo de encrucijadas, emboscadas, un proceso revolucionario que viene instalando semillas que luego florecen” indicó.

La compañera estimó que en este momento es cuando se está recogiendo la cosecha de las semillas que se sembraron, las cuales fueron en términos de cultura, ideología y valores.

“Para mí es muy  importante el que el hombre nicaragüense ha venido comprendiendo más el derecho de la mujer a protagonizar en todas las  expresiones de la sociedad”, dijo la compañera, y agregó que la diferencia entre hace 20 años y hoy está en el reconocimiento del potencial y la potenciación de los espacios para las mujeres.

Rosario comentó que hace algunos años era difícil, para los secretarios políticos del mismo Frente Sandinista, comprender que tenían que reconocer el trabajo y el liderazgo de las mujeres.

“Incluso todavía para las elecciones municipales del 2008, para la campaña, algunos compañeros me dijeron: 'Si vamos con mujeres, renunciamos'; entonces, nosotros les dijimos: 'renuncien'… Por supuesto que no renunciaron, estamos hablando de apenas hace 4 años”, recordó la Compañera.

Explicó que esa situación se dio debido a la presión que tenían desde los territorios los secretarios políticos, pues temían perder las alcaldías si se llevaban candidatas mujeres.

“Pero bueno, los compañeros fueron entendiendo, pero no sólo entendiendo, fueron dándose cuenta que era correcto, de que era justo y que el entusiasmo de las mujeres en todas partes con nuestras propuestas, con nuestros proyectos, era un entusiasmo determinante para la calidad del trabajo político”, explicó Rosario.

La compañera valoró que esas decisiones de abrirles espacio a las mujeres transformaron completamente la relación política, el enfoque de trabajo y las prácticas en los municipios, “partiendo del reconocimiento al trabajo de las mujeres y al derecho de las mujeres a ser líderes”.

Rosario prosiguió recordando que en las pasadas elecciones nacionales, el Frente Sandinista llevó a mayoría de mujeres en sus listas de candidatas y se logró cambiar la correlación de fuerzas a favor de la equidad en la Asamblea Nacional.

Y ahora frente a los nuevos comicios municipales “damos otro paso hacia adelante”, indicó Rosario.

La compañera valoró que “lo importante es que el número de varones que en nuestro país va comprendiendo y respaldando todas estas acciones afirmativas va creciendo”, pero también insistió en que el crecimiento espiritual y cultural “lo tenemos que hacer juntos acompañados, juntos acuerpados, juntos educándonos, juntos aprendiendo”.

A pesar de que todavía hay algunas resistencias frente a la apertura de espacios a las mujeres por parte de algunos sectores, la compañera dijo que cada vez se percibe más en el entorno político, de los Gabinetes del Poder Ciudadano y en términos de la realidad del Frente Sandinista, que se ha venido avanzando con tranquilidad.

“La realidad va persuadiendo de lo correcto de cada una de estas acciones, de cada una de estas medidas y la gente nuestra es sabia, es inteligente, cuando ve que algo que es correcto, porque la realidad te va marcando que es correcto, entonces inmediatamente lo toma, lo hace suyo, se apropia y vamos adelante”, aseguró Rosario.

No obstante, indicó que todavía tenemos que trabajar mucho más y tenemos que fortalecer el sentido de complementariedad entre [email protected]

“Hoy estamos celebrándonos las mujeres y nos estamos celebrando los hombres que han acuerpado con sabiduría, con generosidad estas acciones de justicia, porque es necesario que estas acciones de justicia se desarrollen con tranquilidad, en armonía”, expresó la compañera.

Recomendó no pelear y en su lugar sacar adelante a Nicaragua, “con mucho trabajo, mucha dedicación, mucho espíritu, mucha inspiración  muchos valores, pero sobre todo con el respeto que nos debemos hombres, mujeres, jóvenes, familias, comunidades avanzando a esa Nicaragua mejor que todos queremos”.