Palabras del Doctor Gustavo Porras, Presidente de la Asamblea Nacional en la Clausura de la XXIV Legislatura,15 de Diciembre del 2018

Buenos días, Compañero, Hermano Denis Moncada Colindres, Canciller de la República de Nicaragua. Buenos días, Doctora Alba Luz Ramos, Presidenta de la Corte Suprema de Justicia de la República de Nicaragua. Magistrados de la Corte, Compañera Doctora Ileana Pérez, buenos días; Doctora Juanita Méndez, buenos días. Un abrazo para nuestro Hermano, Amigo, Doctor Rafael Solís... Bienvenido.

 Saludamos a la Compañera, mi Compañera de FETSALUD, Compañera Trabajadora de la Salud, la Licenciada Corina Centeno, que es Procuradora de los Derechos Humanos de la República de Nicaragua; buenos días, bienvenida. Asimismo, a nuestros Amigos Magistrados del Consejo Supremo Electoral que están presentes, Mayra Salinas, Norma Moreno y Virginia Molina; buenos días, un abrazo a ustedes. Saludamos al Doctor Julio González, Fiscal General Adjunto de la República de Nicaragua. Bienvenido.

Bienvenido a los Miembros del Gabinete de Gobierno que están presentes, se encuentran con nosotros. A nuestros Hermanos Diputados ante el Parlamento Centroamericano, un Saludo.

 

Un Saludo de Amistad, de Hermandad, de Cariño, a los Miembros del Cuerpo Diplomático y de Organismos Internacionales acreditados en Nicaragua que están con nosotros. Un aplauso.

 

Nuestro Cariño en esta Asamblea Nacional, en este Poder del Estado, nuestro Cariño Especial al Mayor General Marvin Elías Corrales, Inspector General del Ejército de Nicaragua y Miembros de la Comandancia que están con nosotros.

 

Nuestro Cariño también, nuestro Reconocimiento y nuestro Agradecimiento al Comisionado General Ramón Avellán, Subdirector General de la Policía Nacional y Miembro de la Jefatura Nacional. Buenos días, bienvenido.

 

Asimismo, le damos la bienvenida y el abrazo fraterno al Comisionado General Javier Dávila, Secretario General de la Policía Nacional.

 

Recibimos con Cariño a la Compañera Wendy Morales, Subprocuradora General de la República. Buenos días.

 

Nuestro Reconocimiento, el Reconocimiento de la Asamblea Nacional, el Reconocimiento Personal y el Cariño Personal mío a unos Hermanos que asumen la Tarea de la Paz y la Verdad en todo momento, nuestra bienvenida al Padre Uriel Molina Oliú, al Doctor Cairo Amador, al Licenciado Jaime López Lowery, al Licenciado Adolfo Jarquín Ortel, y hasta donde está en estos momentos, a mi Compañera, Doctora, Colega, Mirna Cunningham, todos ellos Miembros de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de nuestro País.

 

Y quiero dar también la bienvenida a los Funcionarios y Trabajadores de la Asamblea Nacional. Sin ellos no serían posibles todas nuestras Actividades.

 

Asimismo quiero saludar con especial Cariño, porque sabemos que cada uno de nosotros tiene Misiones y Funciones que cumplir y papeles que jugar, pero, somos nicaragüenses, somos Hermanos y tenemos un especial Cariño por nuestros Compañeros Miembros del Periodismo Nacional, la Asociación de Periodistas del Parlamento, y a todos los Compañeros Camarógrafos y Periodistas que nos acompañan a diario en todo momento.

Siempre, digo siempre, es el segundo año que me toca hacer un Cierre de Legislatura, y siempre tengo el compromiso de leer los Principios Fundamentales de la Constitución de la República. Porque oímos siempre ahí hablar de la Constitución y del respeto a la Constitución, y tenemos que conocer cuáles son sus Principios Fundamentales, que es lo que nos corresponde a todos.

 

Por ejemplo, en la Constitución cuando se habla de la Seguridad y del Orden Ciudadano, de la Seguridad Ciudadana, le da la responsabilidad a la Policía Nacional de mantener la Seguridad Ciudadana. Y en sus Leyes Orgánicas le da las orientaciones que corresponde para su funcionamiento, y ahí deja claro que es un Cuerpo subordinado al Presidente de la República.

 

Por eso tiene que haber o tuvo que haber una decisión política para decir: Policías, manténganse en sus Estaciones de Policía; pero la Policía está para preservar la Seguridad Ciudadana, y hoy le pido a Dios que nunca se vuelva a dar la posibilidad de que nuestra Policía que asegura la Vida de nuestros Niños y de nuestras Familias se a vuelva acuartelar, sino que cumpla con su Función Constitucional de mantener el Orden Público.

 

Porque no es cierto que las Leyes se hicieron para violarlas, ¡las Leyes se hicieron para que se cumplan! Ayer oía a Wilfredo, y recordaba cuando allá en Primaria, hace mucho tiempo, nos enseñaban Latín y ahí aprendimos “dura lex sed lex”. ¡Porque las Leyes son para que se cumplan!

 

No es que voy a cruzarme el semáforo en rojo, voy a atropellar a alguien y no  me van a detener. Y mañana voy a salir diciendo: Es una agresión al gremio médico, porque me detuvieron y yo soy Médico. Eso no es así. O no es que voy a usar un instrumento jurídico de una Asociación y voy a cometer delito con él y mañana voy a decir: Es una agresión al gremio de Periodistas, porque yo soy Periodista. Eso no es así. O porque soy Sacerdote, o porque soy Abogado. Si la Ley, es la Ley, y creo que es importante recordar eso.

 

Desde su Capítulo Único de Principios Fundamentales del Título 1 deja claro nuestra Constitución: “La Independencia, la Soberanía y la Autodeterminación Nacional son Derechos irrenunciables del Pueblo y Fundamentos de la Nación nicaragüense. Toda injerencia extranjera en los asuntos internos de Nicaragua o cualquier intento de menoscabar esos Derechos, atentan contra la Vida del Pueblo. Es Deber de todos los nicaragüense preservar y defender estos Derechos”. Ese es el Artículo 1, me obliga como Ciudadano nicaragüense a defender mi Soberanía, mi Patria, mi País, mi Familia.

 

Y el Artículo 3 dice: “La lucha por la Paz y por el establecimiento de un orden

internacional justo, son compromisos irrenunciables de la Nación nicaragüense. Por ello nos oponemos a todas las formas de dominación y explotación colonialista e imperialista y somos solidarios con todos los Pueblos que luchan contra la opresión y la discriminación”.

 

Esa es nuestra Constitución. Ese el Fundamento sobre el que está posando Nicaragua. Ese es un Deber irrenunciable, es un Compromiso de nosotros oponernos a toda forma de explotación colonialista e imperialista. De nosotros, ¿quiénes?, de los nicaragüenses. Aquel que no se sienta nicaragüense tiene derecho a ir de rodillas ante el colonialista y ante el imperialista, tiene derecho, lo que no tiene derecho es a llamarse nicaragüense.

 

La Historia es importante recordarla, y les pedimos a todos aquellos que quieren meterse en los asuntos internos de nuestro País, que no olviden la Historia. No les ha ido bien. Nos han atrasado en nuestro desarrollo. Fechas, lugares, eventos sobran, y para los Nuevos Tiempos, para los Nuevos

Colonialistas, para los Nuevos Imperios, desde 1856 a la fecha sobran, como también sobran las imágenes de nicaragüenses que ya desde ese tiempo cumplían estos Preceptos.

 

Estos Preceptos Constitucionales fueron escritos con Valor, con Sangre, con Dignidad. Recordemos a nuestros Héroes, recordemos a nuestro Andrés Castro, recordemos a Zeledón, recordemos a nuestro Héroe Augusto César Sandino, y recordemos a todos nuestros Héroes. ¡Es una obligación!

Les pedimos a aquellos que creen que pueden cambiar la Historia... ¡la Historia no la van a cambiar! Nuestra Lucha por la Independencia, por la Dignidad, nuestra Lucha por la Paz, es repetitiva en la Historia de Nicaragua que ya está en el ADN de los nicaragüenses, se ha vuelto genética. Nosotros somos genéticamente libres, genéticamente independientes.

 

Ayer le decía, platicando con un Amigo, un Embajador Amigo: Es que los nicaragüenses somos “chúcaros”. Y me dice, ¿qué es chúcaro? Bueno, que somos briosos; si es por las buenas, vamos por las buenas, pero no nos gusta que nos quieran ensillar, poner albarda y montarse, ¡Eso no es así! ¡Eso no es así! Y queremos la Democracia, aprendimos, pero la Democracia de verdad; no la Democracia para cuando vos ganás, esa sí es buena, pero cuando no ganás, esa es mala. ¡No, es la Democracia de verdad, y vamos a hacer respetar las Leyes!

 

Y la Constitución es clara en las relaciones que debemos de tener los que estamos aquí, es decir las Instituciones que estamos aquí, y dice que, “Nicaragua es una República Democrática. La Democracia se ejerce de forma directa, participativa, y representativa. Las funciones delegadas del Poder Soberano se manifiestan a través del Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo, el Poder Judicial y el Poder Electoral. Tienen funciones especializadas y separadas, colaborando armónicamente entre sí para la realización de sus fines”.

 

No dice que nos vamos a vivir peleando. Dice que tenemos funciones, pero que los Poderes del Estado colaboramos armónicamente para cumplir los fines y los fines que tienen que ver con esta Constitución. Y tenemos que hacerlo, no nos queda más que cumplir lo que nos manda el Poder Soberano, el Pueblo. Y el Pueblo de Nicaragua quiere Paz, el Pueblo de Nicaragua quiere Tranquilidad, quiere Armonía, quieres Prosperidad, y a nosotros lo que nos toca es cumplir eso, y hacer cumplir eso. Eso es lo que nos toca; por eso es importante la Constitución de nuestro País.

 

Finalizo para no olvidarnos del Artículo 24 de nuestra Constitución: “Toda persona tiene Deberes para con la Familia, la Comunidad, la Patria y la Humanidad.

 

Los Derechos de cada persona están limitados por los Derechos de los demás, por la seguridad de todos y por las justas exigencias del Bien Común”. ¡Aquí está! Los Derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás, por la seguridad de todos y por las justas exigencias del Bien Común”.

 

No puede ser bendito aquel que dijo que los tranques de la muerte era la invención más maravillosa, que hizo exactamente lo contrario, limitó el Derecho de todos nosotros, limitó y atacó la seguridad de todos, y destruyó el Bien Común. Esa es la verdad.

 

Y si alguien dijo eso y era Médico, por ejemplo, yo voy a decir: Usted violó la Constitución en el Artículo 24 al decir eso; y a lo mejor me dice: No, ese es un ataque al Gremio Médico, me estás atacando. Y si por casualidad era Sacerdote, va a decir que es un ataque al Sacerdote, o si fuera Abogado, un ataque al Abogado. ¡No! Es

una persona que hizo apología de un delito. Y si alguna vez nos toca decir la Verdad, aquí estamos diciendo la Verdad frente a la Comisión de la Verdad. Eso es así.

 

Este año es de enormes enseñanzas, porque alguien diría: ¿Y qué pasó en este año con todo lo que pasó? ¿La Asamblea qué, se paralizó? En el Resumen que los Compañeros preparan, es importante darles a conocer a ustedes que fueron aprobadas 16 Leyes, de las cuales 2 Leyes son Constitucionales.

Esta la Ley de Justicia Constitucional que la acabamos de aprobar, que es importante, era una necesidad, es un Compromiso y es un Mandato de la Constitución. Y el Debate así es, en el Debate aquí salieron expresiones de que era inconstitucional la Ley de Justicia Constitucional, y al fin y al cabo es la Constitución la que mandata a que aprobáramos la Ley de Justicia Constitucional. Ahí pasaremos dando vueltas como el perro siguiéndose la cola, si vamos buscando... Aquí lo importante es que cumplamos. Y la otra es la Reforma a la Ley Electoral.

Aprobamos 147 Decretos Legislativos en este año, y en Contratos de Préstamos el monto fue de 956.3 millones de dólares. Eso no dice nada, si no es que eso significa 22 millones de dólares más que el 2017.  Es decir, aquí estamos dispuestos a Seguir Adelante, este País va a Seguir Adelante, este País va a garantizar la Paz.

 

El mejor ejemplo, claro, somos un País empobrecido, pequeño, de una Economía pequeña, donde nos admiramos porque son admirables Obras como ese Paso a Desnivel de Las Piedrecitas; pero lo realmente admirable es que nunca se detuvo el trabajo de todos esos Trabajadores, Obreros, Ingenieros, en toda la Carretera Sur y en ese Paso a Desnivel. ¡Esa es la voluntad...!

 

Allí cada vez que pasábamos, o cada vez que llegaba al Hospital Vélez Paiz, y miraba cómo iba subiendo la afluencia de la gente y miraba la presencia de la gente, estaba convencido, absolutamente convencido, que nuestro Pueblo, nuestra gente, los nicaragüenses queremos Paz, queremos Desarrollo.

Convencido de lo que es, y es una de las grandes enseñanzas, aprendí lo que es la Realidad, la Verdad, y eso que le llaman la “Realidad Virtual”, que no es ninguna Realidad, más que en la Mente. ¡Póngalo a prueba! ¡Póngalo a prueba! Ustedes están aquí, todos estamos aquí, están oyendo lo que estoy diciendo, ¡póngalo a prueba! Mañana vean titulares que puedan salir y van a saber la diferencia entre la Realidad y la Realidad Virtual, lo que se da a la imaginación.

 

Eso se aprobaron, 956.3 millones de dólares para trabajar. Y eso tiene que ver con el Programa de Electrificación Sostenible y Energías Renovables. Y eso tiene que ver con el Programa de Mejoramiento y Rehabilitación de Carreteras, con el Mejoramiento de Acceso Rural y Urbano; el Proyecto de Desarrollo de Caminos Rurales; el Mejoramiento de las Capacidades Técnicas y Operativas del Puerto de Corinto; el Proyecto de Mejoramiento y Ampliación de los Sistemas de Abastecimiento de Agua Potable y Saneamiento en 19 Ciudades; el Proyecto de Saneamiento de Bluefields, el Proyecto de Mejoramiento y Equipamiento del Hospital Manolo Morales en Managua; el Programa Multisectorial de Atención a Determinantes de la Salud en el Corredor Seco; el Proyecto de Prestación Integrada de Servicios de Salud Pública; el Proyecto de Mejoramiento de la Calidad Educativa por medio de Aulas Digitales Móviles en Centros de Educación Secundaria; el Proyecto de Mejora y Gestión Sostenible de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento en Zonas Urbanas y Periurbanas; y el Proyecto de Fortalecimiento del Derecho a la Propiedad. Todo eso se aprobó en esta Asamblea Nacional.

 

Sacamos 3 Resoluciones Legislativas, que tienen que ver con el funcionamiento de la Comisión de la Verdad; y sacamos Declaraciones Legislativas, de las cuales todos nos debimos sentirnos orgullosos. Hasta aquellos que votaron en contra, o que no votaron, siéntanse orgullosos porque sacaron 3 Declaraciones Legislativas: Una, llamando al Diálogo y la Paz; dos, rechazo a los Tranques y a la Violencia, y tres,  el rechazo al injerencismo extranjero. ¡Son Declaraciones Patrióticas!

 

Ese ha sido el trabajo en 66 Sesiones que fuimos realizando dentro de las 4 Sesiones Ordinarias.

Hay una enseñanza que hoy más que nunca aprendemos de lo vivido, en lo particular lo aprendí como uno de los Principios Revolucionarios y lo aprendí como uno de los Principios del Frente Sandinista, y no entendía la dimensión de esto, y no es sólo para el Frente Sandinista, es para todos nosotros, todos nosotros tenemos que conocer esto, y es la enseñanza de este año, y  es el motivo por el cual todos, moros y cristianos, aquí nos mantuvimos sesionando y trabajando, es el motivo porque todos nuestros Compañeros se mantuvieron en sus puestos donde les correspondía, es el motivo por el cual el General Avellán estuvo incólume donde le tocaba estar el tiempo que necesitó estar, y es el Principio de la confianza absoluta en el Pueblo. Nosotros tenemos confianza absoluta en el Pueblo nicaragüense, no dudamos de la confianza en el Pueblo nicaragüense. Esa fue la enseñanza más importante de este año, nunca se nos va a olvidar.

 

Mientras estemos juntitos, mientras cada vez esta Asamblea, estos Poderes del Estado, esta Policía, este Ejército, los del Gobierno, los de la Oposición; mientras todos estemos juntitos, junto a ese Pueblo que no quiere que lo veamos por encima del hombro, ese Pueblo que anda ahí, que vende cajeta, que vende mangos, que anda buscando porque no tenía, que se pone mañana a vender queso en una esquina con el único carrito que tiene y que se lo intentaron quemar porque estaba trabajando, esa es la verdad. Mientras estemos ahí a la par, nunca vamos a perder la confianza en el Pueblo nicaragüense.

 

El Pueblo quiere Trabajar, el Pueblo quiere vernos a la par; igual que todos nosotros el Pueblo nicaragüense no quiere que lo veamos por encima del hombro. El Pueblo nicaragüense no hace diferencias por apellidos. Esas diferencias por apellidos nos la trajeron las Conquistas y las Colonias. El Pueblo nicaragüense quiere que estemos al lado de ellos, y así vamos a hacerlo, y ese es el compromiso ante todos los Invitados, ante los Compañeros que están presentes, ante los Trabajadores, ante el Pueblo de Nicaragua, el compromiso de esta Asamblea Nacional: ¡Vamos a estar siempre al lado del Pueblo nicaragüense! Muchas gracias a todos.