La producción de series originales como House of Cards le generaron ingresos de más de mil millones de dólares.

Netflix dio a conocer su estado financiero del primer trimestre del año, donde destacó que la producción de series originales como House of Cards le generaron ingresos de más de mil millones de dólares y tres millones de nuevos usuarios.

En Estados Unidos rebasó los 29 millones de suscriptores, mientras que en el resto del mundo superó los siete millones, gracias a la estrategia de su propia producción de programas, lo que representó 14% de los ingresos de la compañía.

La compañía de streaming de video dijo en una carta a sus inversores que la aceptación que han tenido sus programas ha aumentado su confianza y su capacidad para transmitir programas relevantes que sus 36 millones de usuarios podrían disfrutar.

“El alto nivel de satisfacción del espectador implica que somos capaces de llegar a la audiencia correcta sin la necesidad de programas existentes y la fuerte visión en todos nuestros mercados nos da fe en nuestra capacidad de crear marcas globales de contenido de una manera efectiva y eficiente”, dice la carta.

El pasado 19 de abril, Netflix demostró que continuará por esa línea al lanzar su primera serie de terror Hemlock Grove, la cual aseguran que en su primer fin de semana fue más vista que House of Cards.

Netflix también afirmó lo que ya se ha manejado desde hace unos meses: el lanzamiento de la cuarta temporada de Arrested Development, el 26 de mayo; la serie sobre una prisión Orange is the New Black, a liberarse en verano; Turbo: F.A.S.T., una serie en colaboración con Dreamworks que saldrá en diciembre, y Sense8, la nueva serie de los hermanos Wachowski a estrenarse en 2014.

“Creemos que el valor de nuestras series originales mejorará a medida que agreguemos más temporadas a nuestras series ya populares como House of Cards y las demás. Harry Potter no fue un fenómeno de un libro”, explica la carta.