La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República recordó este mediodía del jueves que un 13 de diciembre, hace 68 años, nació el querido compañero, hermano, comandante Camilo Ortega Saavedra.

La juventud estará conmemorando este aniversario y celebrando la vida inspiradora de Camilo en Masaya y en Managua, Apóstol de la Unidad.

“Nos escribieron varios hermanos de Managua y Masaya recordándonos la fecha, 13 de diciembre. Camilo, inspiró a tantos y dio su vida por tantos y dio su vida por Nicaragua”, comentó la Vicepresidenta Rosario Murillo.

Recordando a Camilo, dijo que era un muchacho que todo el mundo quería, un muchacho cristiano, un muchacho generoso, un muchacho lleno de vida, un muchacho lleno de confianza en la humanidad, y un muchacho que sorprendía por su capacidad de entrega, por su capacidad de anticipar el triunfo, aunque no lo viera él personalmente.

Dijo que Camilo soñó con una Nicaragua como la que hoy tenemos, “libre en grandísima medida del alfabetismo, educándonos, curándonos y promoviendo sanación de nuestras heridas espirituales, sino de nuestros males físicos, desde los programas de salud, un muchacho que soñaba con una Nicaragua produciendo con campesinos respaldados y habilitados para producir y para vivir mejor. Un muchacho que soñaba con una Nicaragua llena de caminos, carreteras, llenos de programas sociales, una Nicaragua de protagonismo de las mujeres, de protagonismos de la juventud, y sobre y todo una Nicaragua con derechos para todos y con bienestar con absoluto respeto a la vida, esa vida sagrada que respetamos desde el vientre materno, con absoluto respeto a la vida y promoción del derecho a vivir con plenitud reconociendo nuestros talentos, nuestras capacidades y nuestro derecho a trabajar y prosperar”.

Cayó en Masaya, todos lo recordamos. El 26 de febrero de 1978, en los que se conoció como la Masacre de Los Sabogales, Junto a Arnoldo Quant y Moisés Rivera.

“La represión se extendió a un grupo de hermanos de Masaya que venían del mercado. ¡Los mataron la genocida! Los cadáveres de los sandinistas fueron trasladados a Managua en helicóptero, algunos dicen que Camilo venía vivo todavía a Managua y yo recuerdo a doña Lidia cuando me comentó como lo encontró, como lo vio, con su camisa a cuadros, me decía ella, tenía su faja puesta, y bueno, lo enterró aquí en el cementerio general de Managua, acompañada de su hija Germania y otros familiares, pero no lo enterró, porque no enterró su sueños, todo lo contrario sembró, esa expresión que tienen nuestros hermanos venezolanos de la siembra, parece tan acertada porque nos sembramos en la tierra y si somos gente de fe, de esperanza de sueños, gente identificada con la lucha para que todos tengamos derechos y sobre todo bienestar y sobre todo derechos humanos fundamentales y esenciales. Los seres especiales que son abatidos en la lucha en el combate en la batalla, para que todos vivamos mejor, esos seres especiales, como dicen la canción, abatidos, pero nunca vencidos, abatido el cuerpo físico, pero los sueños, el alma, el espíritu crecen, florecen, se multiplican, viven inspirando a las nuevas generaciones”, dijo.

“Camilo Ortega Saavedra, cumpliría 68 años, cumple decimos nosotros porque lo celebramos en vida, lo celebramos el ejemplo y la inspiración que representa para las nuevas generaciones”, agregó.

Finalmente, la compañera Rosario Murillo envió un saludo a todas las cooperativas que llevan el nombre de Camilo, a los muchachos de Masaya que le han puesto el nombre de Camilo a tantos emprendimientos, “a todos ellos saludos, abrazos y la confianza en Dios que vamos adelante para conquistar la patria que soñamos, la Patria que soñó Camilo para conquistarla con nuestro esfuerzo, con nuestro trabajo, con nuestra dignidad y con nuestro sentido de orgullo nacional. Respeto, dignidad, orgullo nacional y la fuerza espiritual que tiene nuestro pueblo, que tenemos como nicaragüenses, fuerza espiritual invicta, invencible que nada puede apagar”.