El juicio contra los líderes de tranques en Chinandega, Gerson Snyder Suazo Báez, Claudia Indira Campos Monjarrez y Cristián Enrique Meléndez Meléndez, acusados principalmente por atentar contra la libre movilización de las personas en ese municipio, inició este miércoles.

Según la acusación del ministerio público, los sujetos señalados coordinaban las acciones de otras 20 personas aún no identificadas, las que se agruparon para desestabilizar el país, particularmente el municipio de Chichigalpa.

Los sujetos habrían instalado un tranque a 100 metros al oeste de la entrada a la ciudad, con piedras, madera y quema de llantas, cobrando peaje y generando pánico a la población aledaña y quienes transitaban por el lugar.

Suazo, Campos y Meléndez pagaban 500 córdobas y abastecían de armas a los delincuentes, así como otros artefactos con los que ocasionaban daño a los automotores que decidían no pagar por el paso.

Gerson también utilizaba su perfil en red social para llamar a causar el caos.

Los individuos también intentaron quemar la delegación local de la Policía, tras la detención de Suazo, momento en el que a Campos se le ocupó gasolina y a Meléndez mangueras y miguelitos.

Las declaraciones de testigos han identificado a los sentados en el banquillo de los acusados como los responsables de los actos, principalmente porque se trata de una ciudad pequeña en la que todos se conocen.