Como es tradición las Familias Católicas de Masaya peregrinaron en fe y devoción adonde la Virgen Morena de Guadalupe.

Bayardo Arias, el primer hombre que salió a sus 35 años como Juan Diego en una de las procesiones, desde la parroquia Nuestra Señora de la Asunción en la ciudad de Masaya, llegó como todos los años a cumplir promesa en honor a su hija, que a los cuatro meses la habían desahuciado en el hospital, hoy tiene 26 años y continúa llegando en bicicleta a honrar a la Virgen Morena de Guadalupe.

“Soy Católico y tengo una promesa con la Virgencita, porque a los cuatro meses la habían desahuciado en el hospital a mi hija, tiene 26 años y aquí está gracias a Dios y la Virgen con nosotros, y yo también tuve un accidente me iban a cortar la mano, y mi esposa pidió a la virgen de Guadalupe entonces hizo promesa y yo salí de 35 años de San Diego y fue la única vez que salió una persona adulta y eso me enorgullece”, dice.

Ericka Guzmán, quien llegó con su pequeño en brazos a cumplir la tradición expresó: “Seguir siempre con nuestras costumbres nicaragüenses como pueblo Mariano, yo visto a mi pequeño de Juan Diego en honor a la Virgen”.

Guzmán también expresó: “Seguir cumpliendo como cristiano con los valores cristiano, que no perdamos la devoción a la Virgen, como Nicaragüenses debemos de pedir por la paz y la unidad”.

El pequeño Darrel Meléndez Martínez de 8 añitos, que acompaña a la morena de Guadalupe y viste de Juan Diego, manifestó: “Para mi significa mucho para mi estar rodeado de gente que intenta mantener nuestra cultura y tradición en este país”.

En el peregrinar los niños y niñas vestidos de inditas acompañan a la Virgen Morena que recorre por las principales Calles de la Ciudad de las Flores.