La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua informó que el próximo fin de semana estarán listos los Nacimientos Navideños, que dijo, son “una plegaria, una acción de gracias, en Nicaragua que queremos paz”.

“En Nicaragua queremos que el amor a Dios Nuestro Señor y al Niño Dios en estos días renazca en todos los corazones para que nos dediquemos cada día desde todo lo que estamos haciendo ya y vamos a seguir haciendo, creando, o recreando, porque la hemos creado antes de reconciliación y paz en todo el país, generando armonía, capacidad para convivir con respeto, capacidad para convivir con tranquilidad en los barrios y comunidades de todo el país, restaurando el corazón bueno, restaurando esa esperanza, esa confianza absolutamente necesaria, indispensable, entre todas las familias”, explicó la compañera Rosario Murillo.

“Restaurando lo que quisieron romper y no pudieron, ni podrán, porque en Nicaragua el amor a la paz es más grande que cualquier esfuerzo que hagan quienes privilegian el odio y la ruptura de la fraternidad en las relaciones cotidianas”, añadió.

Señaló que “el amor es más fuerte que el odio y en estos días de Navidad y en esos Nacimientos que honran nuestra fe cristiana, estamos dándole gracias a Nuestro Señor y clamando por el fortalecimiento de la paz, cada día, desde el buen corazón, la buena fe, la generosidad natural en las familias nicaragüenses”.

“Este es un modelo de economía victoriosa, nuevo modelo, Nicaragua se transforma, Nicaragua avanza, Nicaragua emprende, Nicaragua creativa, dispone todos sus talentos para prosperar, de la mano de Dios”, recalcó.

“Para recorrer de la mano de Dios tiempos de victorias. Esos son los planes de Dios Nuestro Señor para Nicaragua, que vivamos tranquilos, que vivamos seguros, que sepamos convivir armoniosamente y que nuestro trabajo diligente y honrado vaya creando las mejores condiciones de vida que todos queremos, con el respaldo de un gobierno cristiano y solidario”, prosiguió.

Dijo que este es “un gobierno que promueve la energía eléctrica, el agua y el saneamiento, derechos esenciales, como veíamos ayer, hablando de todo lo que se ha hecho en nuestra Nicaragua para promover derechos humanos esenciales, trabajando con amor y como esos procesos fueron interrumpidos por el odio, por los crímenes de odio, por la destrucción de la economía en los meses de abril, mayo, junio, julio. Nunca se nos olvidará, nunca vamos olvidar, por eso cuidamos tanto lo que tenemos”.

“Por eso cuidamos tanto, además, la fortaleza espiritual del pueblo nicaragüenses que es lo que nos permite avanzar, convertir, como decía San Francisco, la discordia en concordia, donde haya odio siembre yo cariño, siembre yo amor. Es lo que estamos haciendo en nuestro país”, enfatizó.

Aconsejó que “el que tenga ojos para ver que vea, y el que tenga corazón para querer, para mar, que sepa que el amor es más fuerte que el odio, que apueste su energía al amor”.

“Dejemos atrás esos tiempos terribles, esas semanas terribles con cultos satánicos, desconocidos en nuestro país, dejemos atrás la perversidad, dejemos atrás el odio, Nicaragua va adelante en amor, en fuerza victoriosa, de amor, de paz, de respeto, respeto a la dignidad de todos los seres, en promoción de vida y esperanza y en absoluta confianza en Dios Nuestro Señor”, reiteró.

“Él va a proveer los tiempos victoriosos que ha proclamado Nuestro Señor Jesucristo, tiempos de victoria de la mano de Dios”, concluyó.