En el marco de la conmemoración de la Declaración Universal de Derechos Humanos, Nicaragua dedica un coloquio al proceso de restauración de la paz que vive Nicaragua en la Biblioteca de la Sociedad de Historia Napolitana, hospedada en el imponente castillo Maschio Angioino, ubicado en la ciudad de Nápoles.

Esta iniciativa, ha sido un importante espacio de reflexión e intercambio entre renombradas personalidades de diversos ámbitos de la sociedad napolitana, centrada en los importantes avances que está viviendo nuestro país en términos fomento de valores cristianos, de solidaridad y reconciliación.

Participaron en el evento el Cardenal Crescenzio Sepe, Arzobispo de la ciudad de Napolés, el profesor Luigi Di Santo, Director científico de la Escuela de Formación Sociopolítica Giorgio La Pira, la señora Flora Beneduce, Miembro de la Comisión Sanidad de la Región Campania y Directora de los hospitales reunidos de la Península Campana, y el Sr. Gerry Danesi, Cónsul Honorario de Nicaragua en Napolés.

En los procesos de pacificación y de restitución de derechos, la iglesia católica tiene el deber de respetar la voluntad de los pueblos, acompañando y apoyando los esfuerzos por preservar la paz, siendo mensajera del evangelio”, expresó el Cardenal Crescenzio.

italia

Asimismo, enfatizó sobre la importancia de inculcar en los jóvenes una educación para la paz y una cultura de tolerancia, “promoviendo los valores y actitudes encaminadas a construir sociedades unidas en la reconciliación, el respeto y en la convivencia pacífica”.

Por otra parte, el Cardenal Crecenzio Sepe ha afirmado que la oración es un instrumento fundamental para la iglesia y de sus feligreses,rogar a Dios que nos dé paz, que calme nuestro interior, nuestros corazones, que nos guie ha ser buenos cristianos y portadores de su mensaje de paz. Solamente desde la oración y el recogimiento, será posible cultivar la fuerza individual y colectiva que nos permitirá aportar al conjunto de la sociedad”.

También la Sra. Flora Benduce ha compartido sus reflexiones acerca de la actual situación de nuestro país, transmitiendo su mensaje de solidaridad y admiración por el pueblo nicaragüense, a la vez que ratificó su compromiso de continuar apoyándonos.

Una solidaridad que la Sra. Benduce ha hecho patente gracias a la donación de medicinas, materiales y equipos médicos destinados a abastecer y mejorar el sistema sanitario de Nicaragua, a través de la organización Un farmaco per tutti.

Por su parte, el Sr. Danesi, en representación de la Embajada de Nicaragua en Italia, hizo llegar el fraternal saludo de nuestra Embajadora a todos los asistentes, agradeciendo esta importante iniciativa de dedicada a Nicaragua como modelo de paz y reconciliación.

De igual manera, resaltó los logros en la restitución de la calma, la tranquilidad y la prosperidad a Nicaragua, por parte del gobierno de nuestro Presidente Comandante Daniel Ortega y de nuesta Vicepresidenta compañera Rosario Murillo. “Nicaragua, el pueblo nicargüense continua siendo un modelo de reconciliación, de ahínco, de fortaleza, de vocación por la paz y de amor a la vida”, afirmó el Sr. Danesi.