La Corte Internacional de Justicia aprobó la solicitud del gobierno nicaragüense de unificar las dos demandas pendientes entre nuestro país y Costa Rica.

Se trata de la denuncia interpuesta por Nicaragua ante la contaminación de Río San Juan por la construcción de la trocha fronteriza por el gobierno de Costa Rica, y la presentada por este país en relación al litigio fronterizo.

La Corte comunicó que se basa su decisión en que los dos asuntos llevan a la misma zona de frontera común, la rivera derecha del río San Juan.

También que los dos asuntos se basan en hechos en relación con los trabajos ejecutados sobre el río San Juan, o en las proximidades inmediatas de éste, allí donde Nicaragua realiza actividades de dragado del río y Costa Rica inició la construcción de una ruta a lo largo del río en la rivera derecha, es decir, la Trocha.

La Corte de la Haya hace ver que las dos instancias se han planteado ante la Corte en vista de la consecuencia de esos trabajos para la libre navegación sobre el río San Juan y sus incidencias sobre el medio ambiente y el acceso al río y que, en este sentido, Costa Rica y Nicaragua señalan el riesgo de sedimentación del San Juan y que, en los dos asuntos, las partes ponen de manifiesto las consecuencias nefastas que tendrían los trabajos ejecutados sobre el San Juan a lo largo de su rivera para el frágil ecosistema del río que comprende reservas naturales protegidas.

La Corte de la Haya también hace ver que en las dos disputas, las partes alegan violaciones a tratados de límites de 1858, del Laudo Cleveland, de la sentencia Alexander y de la convención de RAMSAR.

Este tribunal es del criterio de que la decisión de juntar las dos instancias le permitirá examinar simultáneamente la totalidad de los diferentes puntos en litigio que están ligados unos con otros.

Eso sí, advierte que la decisión tomada retardará el procedimiento y por tanto la sentencia sobre ambos asuntos.