Rusia criticó hoy el Informe sobre derechos humanos de 2012 elaborado por Estados Unidos y lo acusó de aplicar una doble moral, dijo hoy el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Rusia cree que el Informe por País sobre las Prácticas de Derechos Humanos 2012, presentado el 19 de abril al Congreso estadounidense por el secretario de Estado John Kerry, hace un uso indebido de los temas humanitarios y de derechos humanos en favor de los intereses políticos de Washington, dijo el enviado de la cancillería para Derechos Humanos, Democracia y Estado de Derecho, Sergei Dolgov, en un comentario publicado en Internet.

"El informe padece de los mismos defectos que informes anteriores similares presentaron", dijo Dolgov y agregó que el informe carece de fuentes que avalen sus conclusiones, incluyendo el capítulo de Rusia.

"Los socios estadounidenses no quieren enterarse del trabajo en gran escala del liderazgo ruso para mejorar los sistemas político y judicial, reformar las agencias de aplicación de la ley y las prisiones para combatir la corrupción", dijo el diplomático.

Dolgov enfatizó que ningún país resulta inmune a los problemas ubicados en la esfera de los derechos humanos y que Estados Unidos no es la excepción.

Por otra parte, Moscú quedó desconcertado por las declaraciones contenidas en el informe en el sentido de que un presunto conflicto en el Cáucaso del Norte entre las tropas federales rusas y grupos rebeldes, radicales y criminales creó un "ambiente de impunidad" y de abusos de los derechos humanos.

Dolgov dijo que el Cáucaso del Norte, las agencias rusas de aplicación de la ley están dedicadas al combate de la amenaza del terrorismo que también es una tarea esencial para Estados Unidos, como lo demuestran los recientes y trágicos ataques con bombas en Boston.

Rusia "categóricamente rechaza este tipo de abiertas politizadas sustituciones de ideas", dijo el enviado.

Dolgov agregó que Moscú espera un enfoque más objetivo y equilibrado de Estados Unidos en relación con los temas de derechos humanos.

Rusia está preparada para entablar una diálogo abierto, constructivo, equitativo y mutuamente respetuoso y para cooperar con Estados Unidos en el abordaje de los problemas relacionados con los derechos humanos, observó Dolgov.