“Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar de miserias a las Américas en nombre de la libertad.” SIMON BOLIVAR, (Angostura, 1823)

“Los Sandinistas han traicionado el sueño de Simón Bolivar” RONALD REAGAN (Washington, D.C. 1983).

Dios los cría, pero el diablo los junta. Las semejanzas entre los antichavistas venezolanos y los antisandinistas nicaragüenses no son simples coincidencias, obedecen a una misma matriz ideológica y política y obedecen a una misma económica.

Durante la guerra de la contra, los “paladines” de Ronald Reagan se especializaban en atacar clínicas, asesinar alfabetizadores, atacar cooperativas agrícolas, destruir centros de desarrollo infantil (CDI) y asesinar médicos cubanos.

El cacerolazo convocado por Henrique Capriles este Lunes 15 de Abril, arrojó un saldo de violencia de 8 muertos y 61 heridos, todos Chavistas, en donde los seguidores del candidato de la Oligarquía blancoide no sacaron ni un solo rasguño.

Las hordas de la oligarquía blancoide venezolana se dedicaron a atacar los Centros de Diagnóstico Integral, bajo el ridículo argumento que allí habían escondido las cajas de votos electorales, cuando el verdadero objetivo eran los médicos cubanos.

Que semejanza más reveladora con las manifestaciones callejeras de la mercenaria “sociedad civil” de la oposición nicaragüense, en donde 18 policias, 13 de ellos del sexo femenino terminaron en el hospital, 2 de ellos en cuidados intensivos, mientras la oposición no registro un solo herido. Aun así, los alaridos de “dictadura, dictadura” no hicieron sino aumentar de volumen.

Para las elecciones presidenciales del 6 de Noviembre de 2011, todas las encuestas señalaban como seguro ganador por amplia mayoría al presidente Daniel Ortega. El mismo fenómeno se repitió en Venezuela durante la última elección del 14 de Abril.

En Nicaragua, con la excepción de la Unión Europea, cuyo jefe de delegación tenían amplias credenciales antisandinistas, ni una sola misión de observación avaló la acusación de fraude. Igual cosa sucedió en Venezuela.

Uno de los primeros actos de gobierno de doña Violeta Chamorro fue ponerle un plazo a los médicos cubanos para salir del pais, también convertidos en objetivos “militares” de las huestes mercenarias de la contrarrevolución somocista. Los lugares que mas fueron atacados durante la noche de los cuchillos largos caprilistas en Venezuela este Lunes 15 de Abril fueron los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) atendidos por médicos cubanos.

La contra atacaba cooperativas agrícolas que le permitían a los campesinos sobrevivir. Las hordas caprilistas en Venezuela incendiaron viviendas familiares construidas para las familias pobres. Para la oligarquía venezolana es delito que los pobres tengan casas dignas, quieren que el pueblo vuelva a las “casas de cartón” inmortalizadas en la canción del grupo Los Guaraguao.

Durante el golpe de estado contra Chávez el 11 de Abril de 2002, una turba escuálido-camoníaca rodeó el local de la embajada cubana en Caracas y violando la convención de Viena, cortaron los servicios de agua y electricidad de la embajada bajo el pretexto falso que en su interior se encontraba el vice-presidente Diosdado Cabello.

En menos de 72 horas, 25 centros de salud fueron atacados o incendiados en Venezuela durante la “insurrección” de la burguesía pro imperialista del 15 de Abril de 2013. Lo mismo hacían en Nicaragua durante la guerra. Recordemos a Georgino Andrade el campesino, el primer mártir de la Cruzada Nacional de Alfabetización.

Recordemos al ilustre matrimonio Barreda de Esteli, asesinados por el delito de andar cortando café en las haciendas vecinas. Y los centenares de alfabetizadores, enfermeras, maestros y médicos secuestrados por la Contra? Y el secuestro y asesinato del ingeniero estadounidense Benjamin Linders, asesinado por la contra por el delito de construir pozos de agua?

Pero las semejanzas entre las clases desplazadas del poder en Venezuela y Nicaragua, no paran allí. Ambas comparten al mismo amo, al coloso del norte, Estados Unidos de América. Ambas clases políticas son instrumentos mercenarios de la política de dominación de la misma potencia extranjera que instauró a la tirania somocista y asesinó a Sandino.

Tanto la oposición antichavista en Venezuela como la antisandinista en Nicaragua, se encuentran claramente a la defensiva. Los programas sociales en Nicaragua, la gallinita con pollitos, la chanchita parida, la vaquita preniada, las tejas de zinc, el subsidio al transporte urbano, el subsidio a la electricidad, los préstamos de usura cero, el hambre cero, el complemento salarial para mas de 150 mil empleados públicos, son programas muy semejantes a los que también disfrutan los sectores mas desvalidos de la sociedad venezolana.

Los pobres en Nicaragua y Venezuela están viviendo la fiesta de liberación de los oprimidos ante la rabia, la ira y la frustración de sus respectivas oligarquías. Por eso odian tanto a los médicos cubanos, por eso odian tanto las casas para el pueblo, por eso en Nicaragua, recurren a la burla y la ironía como “argumento” para descalificar los programas sociales y las misiones milagro.

Asi como la oligarquía antisandinista solo está cosechando fracaso tras fracaso, así también la oligarquía de la mafia petrolera que por medio siglo se enriqueció con el petróleo venezolano, está también cosechando solo fracasos. En Venezuela, en los últimos 14 años, el Chavismo ha ganado 17 de 18 elecciones y todavía dicen los golpistas que fue el Chavismo el que fracasó con una elección que ganó.

Ambas Oligarquías, cuyo único discurso ha sido el odio contra los gobiernos de la Revolución Democrática, se han refugiado bajo el argumento del “fraude” para justificar su derrota ante el pueblo. El paralelismo entre ambos cadáveres políticos no puede se mas real. Ambas marchan inexorablemente al basurero de la historia.- Carlos Escorcia es analista político nicaragüense, residente en Los Angeles, California.