La devoción y unidad del pueblo mariano fue notoria en el Hospital Antonio Lenín Fonseca, donde los médicos, enfermeras y familiares de los pacientes, cantaron con mucho amor y respeto a la Purísima Concepción de María, tradición que realizan desde hace muchos años y que les permite mantener viva la fe.

El compañero Manuel Rodríguez, trabajador del centro hospitalario, destacó que cada 7 de diciembre los trabajadores se disponen a compartir con los usuarios un momento de fe, además de la gorra, que contiene dulces tradicionales, caña, limón y juguetes para los niños.

“Nosotros nos organizamos y todos los años celebramos con el pueblo, honramos a la virgen María, la madre de todos los nicaragüenses y hoy le pedimos a ella por la paz, la tranquilidad y armonía entre todo el pueblo para que juntos salgamos adelante”, expresó.

Guillermina Montoya, enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos, manifestó que siempre claman a la virgen por la paz y el amor en los hogares nicaragüenses, así como por la salud de los pacientes que se encuentran ingresados en el hospital.

“Nosotros hoy le damos un cariñito a los pacientes y sus familiares, además compartimos con los médicos, las enfermeras, las compañeras de limpieza y con amor cantamos y oramos a la virgen para que ella siempre esté cuidando de nosotros, queremos que nuestro país esté siempre bajo la mirada misericordiosa de nuestra santísima madre”, subrayó.