En varias ocasiones he referido al diario La Prensa, S.A como la causa del mal causado durante muchísimos tramos de nuestra historia porque su rol nunca fue periodístico sino el de un partido de papel que se acostumbró tanto a representar el personaje del odio, para lanzarse contra el progreso, que ni Doña Violeta Barrios, nada más y nada menos que, la viuda del Doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal se le escapó aun siendo presidenta.

Pudiera llegarse a pensar que no medió que ni Doña Violeta Barrios, siendo presidenta, hizo posible que ella como accionista de ese periódico desde el poder, no lograse ni así, convertir a la Prensa S.A en un medio oficial. A lo mejor hay quienes vean en esto una fortaleza de principios, pero la verdad es que es que los cañones fueron enderezados contra el difundo Antonio Lacayo porque la Chamorrada se sintió excluida por el yerno de toda agenda de poder y fue así que habiendo tenido la oportunidad prefirió continuar con la figura del partido de papel.

La Prensa, hay que reconocerlo, logró, a través de sus páginas y desde tiempos remotos de nuestra historia, atemorizar desde sus editoriales, desde su club de opinólogos, integrados solo por aquellos dispuestos a decir solamente lo que los editores autorizan y desde sus portadas noticiosas donde sus reporteros opinan, que todos los políticos de los partidos tradicionales, esos que te ofrecen pero no cumplen, se les acalambraran y que se preocuparan más por caerle bien a los dueños de ese medio que por ocuparse de lo que les correspondía.

Yo reconozco definitivamente que la Prensa es un poder terrorista que amedrentó a todo aquel que permitió hacerlo y que por ello muchos gobiernos no pudieron desarrollar su agenda ni cumplir con sus programas porque la Prensa S.A siempre se coludió con los opositores que tenían los gobiernos de turno aunque el partido de papel haya sido enemigo en algún momento de esos opositores y solo para mencionar un ejemplo citaré al MRS que hoy domina editorial y noticiosamente las páginas de la Prensa S.A, a los que ahora acoge como paladines aunque ayer hayan sido dictadores, piñateros y asesinos.

Es decir, aquella máxima de que el fin justifica los medios de Nicolás de Maquiavelo, que significa que cuando el objetivo o la causa son importantes, cualquier medio utilizado para lograrlo es válido, ha sido la práctica histórica de este periódico que para disfrazar su afán de partido de papel se enfunda en valores éticos como la verdad, que podrá imprimir muy bien su rotativa en cada ejemplar, pero que en la práctica representa un mundo de odio y mentira, es decir la cara opuesta del periodismo.

Expreso lo anterior porque tras el corte de cinta de la más reciente y monumental obra vial de la Alcaldía de Managua, el diario La Prensa S.A tituló: “DICTADOR DANIEL ORTEGA INAUGURA PASO A DESNIVEL DE LAS PIEDRECITAS” y a renglón seguido introduce al tema resentimientos que únicamente reflejan el profundo malestar de los políticos en ese partido de papel por una obra de progreso que en contraste la capital y la nación entera celebra jubilosamente porque representa progreso para el país, el uso adecuado de nuestros impuestos y por encima de todo la voluntad de ir adelante a pesar de las adversidades.

El titular de La Prensa, S.A no es el primero, antes que este hubieron, otros en la misma línea, porque igual tuvieron que reaccionar, con el Puerto Salvador Allende, con el Paseo Xolotlán, el parque acuático, la avenida bolívar, el parque Luis Alfonso Velázquez Flores, el gimnasio Alexis Arguello, las Piscinas Michelle Richardson, la pavimentación de calles en los barrios, la transformación de la Plaza de la República o de la Revolución, El Estadio Nacional Dennis Martínez, los hospitales y las escuelas nuevas o reconstruidas, las carreteras de primer mundo, la electrificación del 95 por ciento del país, en contrataste con la oscuridad heredada, las comunicaciones, la salud y educación gratuita y todo esto no solo en Managua, sino que en todos los departamentos del país desde una cultura que en la medida que se muestra es más comprensible porque es una visión para vivir bonitos.

Todo eso es lo que hace la dictadura por todos lados y todo eso es lo que crítica La Prensa S.A, que en todo momento fue el mejor socio y sirviente nacional del imperio norteamericano que hoy por hoy es quien realmente mantiene a ese partido de papel.

Uno de los plumíferos de la página de opinión de ese partido de papel se preguntaba que para qué ese puente a desnivel si una vez atravesado se descendía otra vez a la miseria, pero no dice que esa miseria, producto de administraciones de gobiernos que antecedieron a este, que solo cargaban los impuestos en su bolsa, nunca hicieron algo así para crear en el medio de la miseria instrumentos para salir de ella porque ahora todo lo que está alrededor de ese puente a desnivel es una oportunidad para hacer negocios, para emprender, para mejorar y salir adelante y eso es lo que sucedió con el de Rubenia y es lo que sucederá con el del siete sur y lo que pasará con la nueva pista Juan Pablo II y es lo que está transformando a todo el país.

Es asquerosamente repugnante que el odio y la politiquería pretendan disminuir el impacto positivo que en la impensa mayoría de los nicaragüenses tienen obras de tan alto relieve como el Paso a desnivel las Piedrecitas, porque el daño no lo hacen al dictador constructor que tenemos, sino a los que a nombre de una falsa libertad disparan contra el progreso para reducirnos a la esclavitud a la que pretenden conducirnos.

Yo creo que en el fondo el partido de papel, La Prensa S.A no reaccionó contra la majestuosa obra de carácter vial sino contra lo que dijo el Presidente Daniel Ortega y que para mí representa el gran mensaje y que Nicaragua ni se detuvo, ni de detendrá y que pase lo que pase vamos hacia adelante, hacia el futuro.

Me imagino, no es difícil suponerlo, que, en cada una de las sillas de los editores, hubo quienes vieron en esa frase un crucifijo y empezaron a babearse, a echar espuma por la boca, a girar sus cuellos desde el eje de sus cabezas, a que sus ojos se voltearan, a echar humo y lanzar maldiciones y vulgaridades contra el progreso y contra cada corte de cinta y peor si quienes inauguran es la pareja presidencial.

Seguirán a futuro siendo exorcizados porque el avance y desarrollo del país seguirá porque aquí nadie está dispuesto a rendirse y no me refiero a rendirse ante caprichos políticos porque eso no está en discusión, sino a rendirse de hacer por Nicaragua, de poner el mejor rostro ante la adversidad, ya que es lo que precisamente lo que nos está dando la medida del triunfo.

Que la fatología viva su inframundo de mentiras desde las páginas del periódico de papel y que sigan en lo mismo haciendo lo de siempre, engañándose ellos con el cuento de que engañan al pueblo porque al final es tan grande nuestra democracia, que la Prensa S.A y el resto de medios que gravitan en la oscuridad de su misma línea editorial, tienen todo el derecho a equivocarse, pero eso sí, que su basura la compartan solo entre ellos porque desde el lado de quienes queremos paz y nos entusiasmamos con el desarrollo no la queremos ni la deseamos.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA