En el marco de la celebración del día mundial de la Madre Tierra, Jóvenes ambientalistas del Movimiento Guardabarranco de Juventud Sandinista en conjunto con autoridades del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA) realizaron una misa campal con el objetivo de dar gracias a Dios y hacer una reflexión en cuanto al cuido de los recursos naturales.

La celebración del día mundial de la Madre Tierra es la ratificación del compromiso de la humanidad por conservar cada uno de los componentes del maravilloso planeta. Es por ello que durante la eucaristía, los asistentes destacaron las acciones que se engloban en la convivencia y el interés del gobierno de Nicaragua por mantener la armonía con los recursos naturales a través de las prácticas del buen vivir.

Jefferson Manzanares, miembro del Movimiento Guardabarranco, destacó que al igual que el gobierno de Nicaragua, la juventud se ha sumado al esfuerzo de todas las instituciones por preservar los recursos naturales con los que cuenta nuestro país.

“Hoy la juventud está dando gracias a Dios por contar con un gobierno que se preocupa por el cuido y la preservación de nuestros recursos naturales, de igual manera estamos afianzando nuestro compromiso con el planeta de seguir trabajando en función de él, garantizando que cada día sean menos las fuentes de agua que se contaminen, que sean menos los árboles talados y que nuestra población tome conciencia de la importancia en cuanto al manejo de los desechos sólidos” aseguró.

Karen Algaba, al igual que muchos de sus compañeros ambientalistas, dijo que la preservación de la madre tierra depende de cada una de las acciones que realizan los habitantes de este planeta de quienes dependerá la conservación de la misma.

“Esta es una eucaristía en la que estamos proclamando la paz y la armonía con nuestra tierra, para que en un futuro los jóvenes y niños de nuestro país tengamos un lugar bello donde vivir, recordemos que la tierra es nuestro hogar y si no hacemos un buen uso de ella, en los próximos años nos veremos en el penoso caso de habitar un lugar marcado por la destrucción de nosotros mismos” señaló.

Por su parte Anielka Duarte, expresó que con el trabajo que han venido desarrollando en función del cuido de la Madre Tierra va a permitir que las próximas generaciones tengan un ambiente adecuado donde habitar.

“La juventud nicaragüense ha venido desarrollando una serie de acciones que han permitido que la ciudadanía tenga una mejor conciencia ambiental y todo esto lo hemos efectuado con el objetivo de que cada día construyamos una Nicaragua mejor, en armonía con la naturaleza y estamos seguros que esto nos va a permitir que nuestras próximas generaciones tengan un lugar digno donde habitar” añadió.

Durante los próximos días los jóvenes del Movimiento Ambientalista Guardabarranco estará desarrollando un plan de actividades enmarcadas en la preservación de los recursos naturales y una de ella se hará efectiva la noche de este 22 de abril cuando todas las luces de la capital sean apagadas durante algunos minutos, de esta manera Nicaragua se sumará a la gran campaña ambiental que se desarrolla en muchos países del mundo.