La semana recién pasada el Cardenal Leopoldo Breves hizo un llamado público para “ir construyendo una cultura de paz”. Realmente me sorprendió esa declaración del Cardenal Brenes, pues me dio la impresión de que el purpurado está fuera del presente y de la realidad que está viviendo Nicaragua.

Con todo respeto debemos recordarle al Cardenal Brenes que el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y la Vicepresidenta, Rosario Murillo, desde hace muchos años vienen llamando desde lo más profundo de sus corazones a la reconciliación y la paz de todos los nicaragüenses, desterrando las confrontaciones fratricidas que la derecha troglodita desea regresar al terruño nacional.

Le recordamos al Cardenal Brenes que los ATILAS MODERNOS de la “oposición” destruyeron gran parte de la economía de Nicaragua durante el fallido golpe de estado contra el gobierno constitucional del presidente Daniel Ortega y Rosario Murillo.

No obstante, el llamado a la reconciliación y la paz hechos constantemente por Daniel y Rosario durante muchos años, esos opositores, con el apoyo de tres obispos y varios sacerdotes, lanzaron una guerra total contra el Gobierno Sandinista dejando muerte y destrucción a lo largo y ancho de la Patria de Rubén y Sandino.

Por otra parte, el mensaje del Cardenal Leopoldo Brenes deja algunas lagunas o dudas, porque no se sabe a quién van dirigidas esas palabras QUE DEBIERON SER DIRECTAS, porque los destructores sin lugar a dudas están a la extrema derecha del espectro de la política nicaragüense. NO HAY NINGUNA DUDA AL RESPECTO.

Dice el viejo refrán que “la limpieza comienza por casa propia”. Así es que la Iglesia Católica, Cardenal Brenes, si sus palabras brotan del Corazón, debe tomar medidas disciplinarias contra los obispos Silvio Báez, Juan Mata y Rolando Álvarez, así como contra varios sacerdotes que durante el intento del fracasado golpe de estado prestaron sus templos para convertirlos en cuarteles y centros de torturas… torturas que se aplicaban a los simpatizantes sandinistas, quienes ofrendaron sus vidas llevando el mensaje del Presidente Daniel y la Vicepresidenta Rosario de RECONCILIACIÓN Y PAZ.

Así es que no sé de qué reconciliación y paz está hablando el Cardenal Brenes… espero y confío que ese mensaje sea dirigido para los que deseaban destruir la Patria y que se encuentran en la extrema derecha apoyados por algunos medios de comunicación como La Prensa, El Nuevo Diario, Radio Corporación, desde donde todos los días transmiten odio visceral contra todo lo que conlleve bienestar para el pueblo nicaragüense proveniente del Gobierno Sandinista.

Cardenal Leopoldo Brenes pide “ir construyendo una cultura de paz”… pero, para quién es ese mensaje? ¿Para los destructores o para los que quisieron destruir a la patria? Por favor, que alguien me explique. O será una “cultura de paz” para destruir como propone el “politólogo” Oscar René Vargas o sea que la derecha política continúe matando inocentes “porque 400 muertos es nada en una revuelta”. Así habla este “politólogo” de pacotilla porque no siente la muerte de las familias que pierden a hijos, y esposos y esposas.

O será una “cultura de paz” al estilo Sofía Montenegro, del tristemente grupúsculo MRS, quien increíblemente recomienda colocar bombas en el parque El Carmen cerca de la residencia presidencial. ¿Podrá una mente en su sano juicio apoyar esta aberrante propuesta? Espero sinceramente que no, porque solo en mentes enfermizas se producen esas estupideces como las de Vargas y Montenegro.

Entonces cómo podemos ir construyendo una cultura de paz creíble desde la perspectiva de la Iglesia Católica, si el mismísimo Cardenal Leopoldo Brenes no se atreve llamarle públicamente la atención a los obispos Báez, Mata y Alvarez participantes principales en la intentona golpista llevada a cabo entre abril y julio del presente año.

Finalmente, y con mucho respeto, solo queremos recordarle al Cardenal Leopoldo Brenes que la cultura de paz y reconciliación entre todos los nicaragüenses la vienen practicando el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta de Nicaragua Rosario Murillo, desde hace más de 10 años y que la derecha furibunda no ha podido boicotear ni podrá. Así es. Así será.