Desde muy temprano, este sábado los muchachos y muchachas de la modalidad a Distancia en el Campo llegaron al colegio público Fray de Jesús de Pamplona, para hacer efectivo el proceso de matrícula, para el año escolar 2019.

El proceso se realiza en orden y agilidad. En su mayoría son los estudiantes quienes llegan a garantizar su cupo en este colegio; en otros casos hay padres que llegan a matricular a sus hijos.

La directora Julia María Pérez Rodríguez, recordó que hay niños que recorren hasta 5 kilómetros para llegar a la escuela, es por eso que inició este programa.

“Nos emociona ver el interés y entusiasmo de los muchachos en este proceso de matrícula”, expresó.

A los estudiantes de continuidad, los requisitos es llenar la esquela y a los otros estudiantes se les pide fotocopia de cédula o partida de nacimiento y el traslado.

El colegio está ubicado kilómetro 13 carretera vieja a león, 5 kilómetros al norte, en Cuajachillo #2.

Este programa inició para garantizar educación a los jóvenes de las comunidades rurales, que tenían que viajar distancias largas para asistir a las escuelas de secundaria regular.

Alison Mercedes Ortiz, de 22 años, recuerda que cuando escuchó hablar de este programa decidió ingresar, ya que su meta era bachillerarse.

Pero en el camino de sus estudios de secundaria, decide casarse y en su tercer año, sale embarazada. Su primer pensamiento fue que su sueño de culminar su secundaria se había truncado.

“Con mi embarazo, lo primero que pensé fue que ya no me dejarían estudiar, pero cuando le conté a la directora, ella me dijo que siguiera, que no me detuviera y eso me animó. El próximo año voy a 5to año, y admito que han sido años cansados y de lucha, pero en esta escuela he recibido el acompañamiento de los maestros, la directora y mis compañeros”, relató la joven.

Alison comentó que tener un hijo no debe ser impedimento para seguir estudiando. “Basta tener el entusiasmo de seguir y ellos (el buen gobierno) te abren la puerta para poder seguir estudiando”, aseguró.

Recuerda que cuando tuvo a su hijo, lo llevaba a la escuela y de mano de su pequeño, su sueño está por cumplirse, “yo siempre he tenido esa inspiración de superarme y aquí vamos avanzando. Hoy ya me matriculé para mi último año de secundaria y es una emoción y satisfacción”.

Al finalizar dijo que su meta es estudiar medicina, “mi consejo es que no se detengan y que se enamoren del pan del saber”. 

matriculas

matriculas

matriculas

matriculas