En comunicación con el pueblo nicaragüense a través de los medios del Poder Ciudadano, Rosario aprovechó para “enviarle el abrazo fuerte de todo nuestro pueblo, de los Gabinetes del Poder Ciudadano, de las mujeres, de la juventud, de las comunidades cristianas que han estado siempre presentes en las luchas  por la Justicia Social en nuestra Nicaragua, al querido padre Antonio Castro que se encuentra un poco quebrantado de salud desde el día martes por la tarde y ya esta mejor, gracias a Dios”.

Según la compañera, la familia del Padre Castro le dio su autorización para informarle al pueblo de Nicaragua sobre el estado de salud del párroco.

“La familia me autorizó a contar que está mejor y está siendo acompañado por todo el Amor de su feligresía, por el Amor del pueblo sandinista que siempre ha encontrado en él, consuelo, luz, acompañamiento”, expresó la compañera.

Recordó que el Padre Castro “acompañó a doña Lidia (Saavedra), la madre del Comandante (Daniel Ortega Saavedra) en todas sus batallas y luego en los últimos años de su vida, hasta que se encontró con el señor el día 3 de mayo, día de la Cruz”.

La compañera explicó que su familia tiene una relación muy cercana con el Padre Antonio Castro, y no vaciló en hacer “un reconocimiento profundo por lo que ha significado su ejemplo, su maestría de humildad, de vida en la comunidad que él preside en Larreynaga”.

“Lo conozco al padre desde los años 70 en las batallas por la justicia en las calles de nuestra Nicaragua”, rememoró Rosario.

“Nuestro abrazo y la seguridad de que Dios nos va a hacer el milagro de conservarlo muchos años más, creo que el Amor de todo ese pueblo que lo quiere lo ha fortalecido, porque la mejoría de la convalecencia es rápida, según explican los  médicos y los familiares que están cerca de él y se encuentra el Padre contento de sentir el cariño de todos nosotros”, finalizó la Compañera.