Brigadas de la Promotoría Solidaria se desplazaron por los diferentes barrios de los Distritos I y II de la capital para distribuir 1 mil 500 Paquetes Alimentarios a familias socialmente vulnerables y en condiciones de riesgo, discapacitados y personas adultas de la tercera edad.

Desde el Barrio Jonathan González, Gonzalo Velásquez Girón, de 63 años, expresó gran satisfacción al recibir de las manos de los miembros de Juventud Sandinista 19 de Julio (JS-19J), un paquete cargado de alimentos que contribuirá a fortalecer su Canasta Básica.

“Desde el Día del Padre, 23 de junio del año pasado, la Promotoría Solidaria me ha entregado estos Paquetes Alimentarios, y me siento bendecido por Dios, me siento agradecido con el Comandante Daniel Ortega porque han dado continuidad a este bello y necesario programa social”, externó el poblador.

Franklin Ruiz, Promotor Solidario, detalló que la entrega de Paquetes Solidarios ha sido una jornada permanente “que procura restituir el derecho a aquellas familias empobrecidas, que no tienen grandes recursos económicos”.

Ruiz precisó que estos paquetes contienen arroz, azúcar, aceite, espaguetis, policereales, entre otros productos que son complementarios para la dieta de los niños, niñas y personas adultas.

Marta Morales Espinoza, destacó que “con mucha alegría, con mucho entusiasmo, los promotores solidarios han venido hasta nuestras casas, en nombre del Comandante Daniel (Ortega) y de la Compañera Rosario (Murillo) ha entregarnos estos paquetes de comida, que son de gran importancia para nosotras las madres solteras”.

Tras recibir su hermoso paquete alimentario, Maura Benavides, quien vende tortillas en el distrito II de Managua, expresó gran agradecimiento al Gobierno Sandinista por continuar fortaleciendo este programa social, con el cual ha podido asegurar una buena nutrición y dieta a sus 7 pequeños hijos.

Al visitar los barrios capitalinos, y entregar los paquetes alimentarios, los promotores solidarios también llenaron la Ficha Única que recopila información sobre matriculas, vacunación e inscripción al Registro Civil de los niños y niñas, siempre con el objetivo de desarrollar el Modelo de Responsabilidad Compartida en valores y derechos.