Poco más de una semana después de iniciarse los incendios forestales en California, que han devorado miles de casas, la cifra de muertos se ha elevado a 76, según medios locales. Asimismo, el número de desaparecidos asciende a 1.276.

Los bomberos han logrado extinguir más de la mitad de la superficie del fuego, pero decenas de miles de personas en todo el estado se han visto afectadas por este desastre.