El Ministerio de Salud y la Asociación Nacional de Niños y adultos con Diabetes, llevó a cabo el XIII Congreso Nacional de Diabetes tipo 1 y 2 en saludo al Día Mundial de la Diabetes que se celebró el 14 de noviembre.

La diabetes tipo 1 es la que se diagnostica en los niños y niñas y la tipo 2 es la que le da a los adultos.

Con el lema "La diabetes concierne a cada familia", se busca que todos y todas se unan para hacer consciencia de la importancia de conocer los signos y la búsqueda temprana de un diagnóstico.

Alexandre Florencio, de la OPS, manifestó que el mapa de padecimiento año con año está disminuyendo en Nicaragua.

"Nicaragua es uno de los países que tiene mejores resultados en Centroamérica y este resultado es el trabajo de profesionales y esto ha hecho que Nicaragua baje dos o tres puntos porcentuales cada año, siendo enfrentada como un problema de Salud público", indicó el especialista.

Carlos Cruz, director de servicios de Salud del Minsa, explicó que la diabetes está ligada a nuestros estilos de vida.

Una persona que no hace ejercicio y come poco saludable tiene altas probabilidades de padecer de diabetes.

La familia, la comunidad organizada y el apoyo del gobierno a la salud son claves para que el avance no continúe.

"Cada familia tiene que preocuparse por la diabetes para poder prevenirla y los avances tienen tres ejes fundamentales como la familia que cuida a su enfermo, la comunidad y el gobierno que a través de su política pone la gratuidad de la salud con el medicamento gratuito de por vida", dijo.

Aura Cuadra, presidenta de la Asociación de Niños y Jóvenes Diabéticos de Nicaragua, recordó que los padres deben prestar atención a ciertos signos en los niños.

"Hay unos mil niños con diabetes en todo el país. Hay que poner mucha atención a los signos, por ejemplo, si ven que mucho orina, comía bastante y de repente baja de peso, cansancio, sueño y sed incansable, si ven estos síntomas pueden llegar al hospital la Mascota o buscarnos a nosotros", finalizó.