El F.C. Barcelona vence con lo justo al Levante (1-0) en un partido marcado por la jornada entre semana de Liga de Campeones frente al Bayern Múnich, el martes a las 20:45 en directo en La1 y RTVE.es. El equipo de Vilanova no supo imponer su juego en todo el encuentro pero un gran disparo de Cesc desde el punto de penalti supuso una victoria más para el Barcelona, una menos para proclamarse campeón.

El Levante jugó un partido tremendamente serio, con la lección bien aprendida de cómo incomodar al Barcelona, con las líneas muy juntas y con Mate y Diop haciendo un trabajo generoso en las ayudas a sus compañeros, impidiendo el juego de toque del equipo catalán. A punto estuvo de dejar su portería a cero, algo que no consigue un rival del Barça en Liga desde el 28 de enero de 2012, 0-0 en el Madrigal contra el Villarreal.

Abidal, tras superar un cáncer y disputar unos minutos ante Mallorca y Zaragoza, comenzaba el partido como titular. Catorce meses han pasado desde su última aparición en el once, en febrero de 2012 ante el Atlético de Madrid (1-2) en el Vicente Calderón. Una gran noticia de este ejemplo de superación hecho futbolista.

El Barcelona empieza desganado

El equipo local, con las numerosas rotaciones en el once, comenzaba como suele ser habitual, dominando el balón pero sorpendría la falta de profundidad. La única ocasión surge de un balón suelto en el área, Thiago es estorbado por su compañero Cesc en el remate y el balón acaba en las manos de Navas.

En el minuto quince, sin haber puesto en apuros el Barça a la portería levantinista, llegó el penalti sobre Iniesta. Villa dispuso de la oportunidad desde los once metros tras una falta que solo vio Undiano Mallenco sobre el manchego de Diop. Se hizo justicia (el karma) con la parada de Keylor Navas sobre el "Guaje" y la posterior sobre el rechace a bocajarro de Cesc, espectacular la exhibición de reflejos del costarricense.

Iniesta se echa el equipo a la espalda

Con la ausencia de Messi, Iniesta se sabe más importante, más aún si el otro director de juego, Xavi, tampoco está en el césped. El de Fuentealbilla comenzó con su recital de control de balón, gambeteo, pases, taconazos... Exquisito en todos los apartados.

Thiago y Tello, los protagonistas del pasado 0-3 frente al Zaragoza, también se mostraban participativos. El primero colaborando con Iniesta en la creación, pero el brasileño se encuentra más cómodo junto a Xavi como en La Romareda, ya que tiende más al ataque y junto a Iniesta, era el manchego el que asumía esa función.

Tello, como siempre, era un puñal por banda, el extremo no estaba afortunado pero eso no repercutía en su empeño de seguir intentándolo. El trabajo de Pedro López y las ayudas de Mate y Diop ayudaban a la escasa productividad de Tello. Alves, ante la defensa cerrada del Levante, probó fortuna desde lejos pasada la media hora de juego, Navas detuvo con una buena estirada.

El Levante se encontraba cómodo en el inicio de la segunda parte, como la mayoría de equipos ante el Barça, trataba de minimizar los espacios entre líneas, donde más daño saben hacer los 'blaugranas' y con esa estrategia, conseguía ver pasar los minutos sin demasiados apuros. Un dato interesante es que el equipo valenciano llevaba menos faltas que el Barça a estas alturas de encuentro, algo inusual que refleja el buen trabajo colectivo en defensa de los hombres de "JIM".

Tito Vilanova intentaba variar sus piezas para sorprender a un Levante muy bien trabajado, dio entrada a Xavi, Pedro y Alexis por Iniesta, Thiago y Tello. José Ignacio Martínez introdujo al exmadridista Valdo por El Zhar.

David Villa dispuso de otra de las mejores ocasiones del encuentro, que tampoco es decir mucho en este caso, a diez minutos del final recibió un pase en el punto de penalti y su disparo se marchó muy arriba.

El "falso nueve" gana el partido

A cinco minutos para el final del encuentro, una internada de Alexis por banda derecha terminó en un pase a Cesc en el punto de penalti. El exjugador del Arsenal definió como los grandes rematadores, rasita y al palo contrario, nada pudo hacer un gran Keylor Navas, el mejor de los suyos.

El Barcelona consigue así una victoria más y solo necesita dos para cantar el alirón. Ahora toca pensar en Múnich, aunque parece que ya llevan pensando en los alemanes desde hace un tiempo.