Los participantes de la XVII reunión del Consejo Político del ALBA-TCP, concluyeron el encuentro con la lectura de la declaratoria leída por David Choquehuanca, secretario ejecutivo del ALBA-TCP, en la que reiteran el compromiso de la alianza en la búsqueda de destino propio, independiente y soberano hacia los 15 años de su fundación.

Dijo que reafirman la necesidad de fortalecer la unidad en la diversidad de la región a través de la concertación política, la integración, así como la defensa de la soberanía de libre determinación sobre las bases de los principios de la proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz aprobada en la Cumbre de la comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en 2014.

Asimismo, muestran preocupación por el incremento de la presencia y cooperación de la OTAN en algunos países de América Latina y el Caribe, lo que es una potencial amenaza para la paz y seguridad regional.

A la vez denuncian la actual estrategia imperial de desarticulación en contra de los procesos de integración latinoamericana y caribeña.

Además, exhortan a los gobiernos de América Latina y el Caribe a preservar los avances que en materia de integración se conquistó en las últimas décadas, el fortalecimiento de la solidaridad regional es la mejor respuesta ante las amenazas de carácter injerencistas que atentan contra la soberanía de nuestros pueblos.

Asimismo, destacan el saludo al Banco del ALBA que el pasado 5 de noviembre de 2016 cumplió 10 años tras haber alcanzado su punto de equilibrio y en 2018 haber logrado su primera capitalización, “reconocemos la importancia y el impacto que sobre la región ALBA Caribe han tenido y siguen teniendo por valor equivalente a 400 millones de dólares y que durante estos 10 años han favorecido a un amplio grupo de proyectos de desarrollo de gran beneficio para nuestros pueblos”.

Asimismo, exigen el cumplimiento de los propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, del derecho internacional, las soluciones pacíficas de controversias, la prohibición del uso de la amenaza, uso de la fuerza, el respeto a la libre determinación a la soberanía e integridad territorial y la no injerencia en asuntos internos de cada país.

El ALBA-TCP recuerda a los Estados Unidos el aporte significativo que los migrantes de nuestra región generan a la sociedad estadounidense, por lo que promueven los principios universales de la no discriminación por condición de nacionalidad, raza, género o condición social.

“Alertamos a la comunidad internacional sobre el avance de sistemas políticos de extrema derecha a nivel internacional, y en especial en nuestra América, ese avance podría significar el incremento de las agresiones en contra de los pueblos y gobiernos progresistas de la región”, dice el documento.

Los participantes del ALBA-TCP reiteran el apoyo incondicional al pueblo de Nicaragua que ha resistido la estrategia imperial de desestabilización, con gallardía y heroísmo el pueblo nicaragüense le ha dado una lección de dignidad y resistencia a los enemigos de los gobiernos progresistas con el apoyo de los pueblos libres del mundo.

“Destacamos que el valiente pueblo de Sandino no se doblegará ante las acciones injerencistas en contra de su independencia y soberanía, tampoco temerá a las constantes amenazas que desde los Estados Unidos a través de proyectos de leyes extraterritoriales buscan afectar su economía”, afirma el documento.

Asimismo los Gobiernos expresan el apoyo al pueblo de Venezuela que continúa resistiendo el bloqueo económico y financiero por sanciones impuestas unilaterales de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá y ratifican el apoyo al pueblo y gobierno de Bolivia en su histórico y derecho a una salida al mar con soberanía, e instan a Chile a reiniciar el diálogo en el marco de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia.

Igualmente, rechazan las medidas adoptadas contra los hermanos países caribeños considerándolos jurisdicciones no cooperativas, lo que provoca perjuicios a sus economías y reiteran el reclamo de la comunidad internacional del levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a Cuba.

También denuncian los intentos del gobierno de Estados Unidos de resucitar la doctrina Monroe, inaceptable justificación política de intervencionismo y dominación imperialista en la región. Al igual que rechazan las acciones sistemáticas e injerencista del Secretario General de la OEA y de algunos países que pretenden agredir la soberanía, autodeterminación y el orden constitucional de Venezuela y otros países donde sus pueblos han decidido gobernarse sin tutelaje de ninguna clase.

El ALBA-TCP asume la decisión de fortalecer la estructura institucional y de funcionamiento y continuar avanzando en los trabajos de los consejos ministeriales y de la secretaría ejecutiva. Y agradecen al pueblo de El Salvador por sus esfuerzos y lucha a favor del desarrollo y en el fortalecimiento de la Celac.

“Expresamos que ALBA-TCP ha demostrado que otro mundo es posible sobre la base de la unión, confianza, respeto entre los pueblos a través de las misiones educativas, sociales, culturales y económicas, entre otras iniciativas”, dice el documento.

En esta declaratoria queda plasmado el próximo encuentro a desarrollarse en La Habana, Cuba, el 14 de diciembre cuando se celebra la XVI Cumbre de Jefes de Estados y de Gobierno del ALBA-TCP.