Diez ciclistas que participaron en la edición 2012 de la Lieja-Bastoña-Lieja han sido multados con 500 euros cada uno por haber arrojado sus bidones de agua a la vía pública, indicó este viernes a la AFP una fuente judicial.

Al cabo de una investigación abierta a raíz de una denuncia de asociaciones ecologistas, la fiscalía de Lieja "propuso una transacción de 500 euros a diez corredores", indicó una portavoz del ministerio público, precisando que si se niegan a pagar, los ciclistas podrían ser llevados ante un tribunal.

La fiscalía no quiso precisar los nombres de los ciclistas multados. No obstante, estos podrán participar en la edición 2013 de la clásica, prevista este domingo, detalló la misma fuente.