En la víspera de que se conmemore el 42 Aniversario del paso a la inmortalidad del Jefe de la Revolución Popular Sandinista, el barrio Carlos Fonseca Amador, ubicado en el distrito III de Managua, le rindió homenaje al fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Con una serie de actividades deportivas, culturales y de atracción a la niñez como la quiebra de piñatas, la población de esa localidad realizó un acto central.

La compañera María Elena Rosales, secretaria de organización del FSLN del distrito III informó que “hoy recordamos al Comandante Carlos Fonseca quien mañana cumplirá 42 años de su paso a la inmortalidad y realizamos una tarde recreativa para nuestros niños”.

Además, se llevó a cabo una tarde deportiva con una liga relámpago con los jóvenes del barrio y al final un acto político cultural con la participación de las familias, donde se dio lectura a la biografía del fundador del FSLN, Comandante en Jefe Carlos Fonseca Amador a cargo de un delegado de la Juventud Sandinista.

En la lectura de esa biografía se mencionó una serie de hechos de la vida del fundador del FSLN, destacando entre ellos, que era un excelente bibliotecario.

Ahora su legado es parte del trabajo que las familias nicaragüenses vienen ejecutando en el fortalecimiento de la paz y el avance en las conquistas sociales que impulsan el Presidente Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

El barrio Carlos Fonseca cuenta con 3 mil 200 habitantes, aglutinados en unas 450 viviendas. Fue fundado en 1985 con el nombre del Comandante Eterno.

A las actividades también se sumó la gimnasia rítmica y la banda musical del Colegio República de Cuba que está a pocas cuadras del referido barrio. Ellos hicieron una demostración con música y pases escolares que deleitaron a las familias.

El Movimiento Cultural Leonel Rugama también participó en los actos, con varias presentaciones de grupos que danzaron música con un alto contenido costeño, lo que vino a ponerle un sello más original a la actividad.

Los niños fueron los mimados en la actividad porque quebraron varias piñatas, mientras payasos con micrófono en mano pusieron a funcionar diversas dinámicas de diversión en las que se involucraron los adultos.