Es una ciudad fresca y una región rica en vestigios arqueológicos y paleontológicos. Se encuentra a 150 km de Managua; y 800 metros de altura sobre el nivel del mar que le favorece con un clima agradable y un ambiente de montaña, donde podemos apreciar sus paisajes verdes y llevarse una maravillosa experiencia para los quienes la visitan.

Según los historiadores, su nombre proviene del vocablo nahuatl “ulua”, que significa “río de la obsidiana”, sin embargo, también es interpretado su origen como proveniente del matagalpa Lí (río) y del náhualt Eztli (sangre), o sea, “río de sangre” o “río de aguas coloradas”.

La bella ciudad de Estelí y capital del tabaco, es rica en cultura y tradiciones. Su gente es hermosa, hospitalaria y única, acogen con mucha amabilidad a los que visitan, y se llevan una buena imagen del lugar.

Tiene una gustosa gastronomía

Las comidas y bebidas típicas del pueblo, son también parte de su cultura y se deben preservar para las generaciones futuras. La base fundamental de la gastronomía nicaragüense desde sus orígenes ha sido el maíz, y su amplio uso y derivaciones constituyen la herencia culinaria legada por las antiguas culturas indígenas existentes en la zona.

Este hecho explica la gran familiaridad entre la comida típica nicaragüense y la de los países de la región centroamericana y México. “Todos fuimos hijos del maíz”.

El maíz, como ingrediente, tiene una infinidad de usos: se hacen bebidas como la tradicional Chicha y el Pinol; platos fuertes como el Nacatamal, el Indio Viejo y la Sopa de Albóndiga; y bocadillos o postres como el Atolillo y el Perrereque. Tenemos la montuca que es originario de Pueblo Nuevo y el delicioso gallo pinto.

Sus Fiestas y Tradiciones

Las fiestas patronales de la virgen del Rosario se lleva a cabo los 7 de Octubre, la procesión de la virgen del Carmen el 16 de julio, coincidiendo con la celebración histórica de la liberación de Estelí ante la dictadura somocista.

Otra tradición importante es la celebración de la fundación de la ciudad de Estelí en diciembre, llamadas fiestas tradicionales destacándose las noches de compras navideñas, las pastorelas, los hípicos, la feria agropecuaria y muchas otras vinculadas con lo imaginario popular más profundo y creativo de nuestra identidad.