Doña Maura Nohelia Reyes tiene sobradas razones para sonreírle a la vida, luego de que la Alcaldesa de Managua Reyna Rueda y el embajador de China (Taiwán) Jaime Wu, le entregaron una vivienda digna que viene a garantizarle la seguridad a toda su familia, que se vio afectada por las lluvias de inicios de octubre.

Una de las tantas noches de octubre que llovió fuertemente en Managua, la humilde vivienda de Maura, sucumbió ante el torrencial aguacero dejando dolor y desesperanza a toda la familia, que se aferró a Dios para revertir los tristes momentos que pasaron.

Las lágrimas que derramó doña Maura junto a su esposo y dos hijos, esa noche que su casita construida de ripios de madera y zinc viejo, cayó al suelo, se convirtieron en esperanza cuando llegaron las autoridades de la alcaldía a evaluar su situación y le manifestaron que el Presidente Daniel Ortega estaba al tanto y pronto daría respuesta.

“Escuchar esas palabras fueron razones suficientes para tener esperanza”, cuenta doña Maura, quien a los pocos días volvió a ser visitada por jóvenes de la Promotoría Solidaria de la Juventud Sandinista, que en coordinación con operarios de la municipalidad se dieron a la tarea de construir lo que sería su nuevo hogar.

Ese trabajo solidario y con mucho amor concluyó siete días después, doña Maura y su familia regresaron a su barrio Los Cortez en el Distrito VII de Managua, y observó una vivienda con un techo digno, ella junto a sus hijos lloraron, pero esta vez fue de alegría y de emoción porque sus oraciones fueron escuchadas y el Comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo, volvieron a cumplir el compromiso de restituir derechos a los pobres de este país.

“Solo puedo decir que estoy agradecida primero con Dios porque me escuchó, luego con el Presidente Daniel y la compañera Rosario Murillo, porque me dieron una respuesta rápida, me vinieron a construir mi casita. El Comandante Daniel ha sido un presidente excelente, primera vez en Nicaragua que se tiene un presidente que cumple, es un sueño hecho realidad”, expresó Maura.

Erick García labora como guarda de seguridad, ahora que su familia queda a buen resguardo, trabaja tranquilo y no está con la zozobra que se van a mojar ante un torrencial aguacero, dado que el techo es completamente seguro.

“Prácticamente se derrumbó mi casa al momento de las lluvias, era una casita humilde que con mucho esfuerzo logre levantar, pero con la lluvia se vino abajo, pero nuestro gobierno, nuestro presidente nos ha cumplido, para mí era una desesperación, una tristeza cada noche que llovía y cuando nos dijeron que nos iban apoyar era una gran alegría, nos construyeron la casa rápido y de manera oportuna, ahora me puedo ir tranquilo a trabajar, voy a estar seguro que mi familia estará segura en esta nueva casa”, cuenta García.

La alcaldesa Reyna Rueda, patentizó el interés del gobierno de seguir protegiendo a las familias más vulnerables, otorgándoles viviendas seguras y dignas.

“A como decía hoy al mediodía la vicepresidenta, la compañera Rosario Murillo, nosotros el equipo, el gobierno que se distingue por ese buen corazón, esas buenas acciones y es coherente lo que se dice con lo que se hace y cuando el gobierno dice que va hacer un proyecto en beneficio de la población, eso es lo que se hace”, dijo Rueda.

El embajador Wu manifestó la alegría de su pueblo y gobierno, de apoyar proyectos solidarios como el de entregar viviendas dignas a las familias afectadas por las lluvias.

 

 

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda