Este inicio del mes de noviembre en plenitud del otoño se celebra como una tradición en la Rusia revolucionaria, la semana de los “niños de octubre” — organización infantil para niños de entre 7 y 10 años, que existió en la Unión Soviética. Y que después pasaban a ser los pioneros.

La razón por la que todas las fechas relacionadas con la Revolución de Octubre se conmemoran en noviembre es sencilla: cuando se desencadenó todo, en el Imperio ruso estaba en uso el calendario juliano. Pero en el mundo occidental, donde se usaba el calendario gregoriano, era 7 de noviembre. Cuando Vladimir Lenin llegó al poder, entre muchas otras cosas, el viejo sistema juliano quedó abolido.

El Partido Comunista inculcaba a los niños de octubre manifestar solidaridad a los pueblos hermanos de otros países del mundo, tradición que adoptaron las generaciones de hoy, y lo hicieron explícito en las actividades conmemorativas, durante las festividades de los cien años del Partido, mandando su abrazo, su cariño, a todos los niños del mundo.

Hoy su abrazo y su solidaridad por la paz, es a los niños de Nicaragua.

Deseándoles un mundo mejor, un mundo donde no haya lugar para el odio, donde sea el horizonte de colores y el sol brille siempre en sus corazones y en el cielo.

Donde nadie arrebate la alegría de ser niños y ser feliz sea el pan nuestro de cada día.

rusia

rusia

rusia

rusia