La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, informó que esta semana está por concluir una de las fases de consulta de la Política de Reconciliación para una Cultura de Paz en nuestro país.

“Esa gran consulta que estamos realizando para luego someterla a la consideración de la Asamblea Nacional y se convierta, Dios mediante, en Ley de la República. Todas esas prácticas que nos acercan, que nos unen, que nos reconcilian, que nos hacen vivir la fraternidad cristiana”, subrayó.

Agregó que se va a trabar desde las escuelas y colegios, desde las comunidades, desde todos los espacios de encuentro.

“Están los maestros, los trabajadores de la salud, las hermanas y hermanos comerciantes de los mercados. Todos trabajando para compenetrarnos de esa política de reconciliación que promueve la cultura de paz en nuestro país y Dios mediante pronto sea Ley de la República para que la apliquemos con la mejor voluntad y la mejor actitud”, dijo.

“Porque Nicaragua quiere paz; Nicaragua quiere recuperar su buen rumbo, el buen rumbo que traíamos, que fue interrumpido por la oscuridad. Ese buen rumbo que hemos venido recuperando pero lo tenemos que restaurar plenamente, restaurando sobre todo la cercanía, la armonía, la capacidad de convivir armoniosamente, viéndonos como prójimos en la Luz de Dios que es nuestra luz, viéndonos como hermanos, como familia, compartiendo los desafíos, los retos y compartiendo las posibilidades de solución y comprometiéndonos alrededor de las soluciones para que resplandezcamos siendo ejemplo de construcción de paz, de construcción de reconciliación otra vez, lo hemos hecho antes y de la mano de Dios podemos hacerlo”, aseguró.

La Compañera Rosario Murillo destacó que Nicaragua agradece a Dios todos los días por la vida, por la hermandad que reconstruimos paso a paso, “cómo vamos restaurando la paz, la seguridad y todos los derechos que se han venido restableciendo después de meses durísimos, de oscuridad, meses de perversidad, meses de maldad que vamos trascendiendo ya, restableciendo sobre todo la capacidad de encontrarnos, de reconciliarnos como hermanos, como familias nicaragüenses llenas de fe, de buen corazón de buena esperanza”.

Las luces de la buena esperanza 

Hizo énfasis en lo bonitos que se ven los adornos y las luces de Navidad que ya empiezan a llenar las calles de la capital y también en otros municipios del país.

¡Cuánto tenemos que dar gracias al Niño Jesús por haber recuperado la paz y por vivir hoy con tanta esperanza, con tanta confianza! En buena esperanza, en buen corazón para vivir hoy con el compromiso de promover, edificar cada día más la paz, creándola desde la buena voluntad que tenemos todos los nicaragüenses”, finalizó.