Mientras operarios de la Alcaldía de Managua terminan de remozar y limpiar de maleza los diferentes cementerios de la capital, muchos nicaragüenses están llegando a visitar la tumba de sus familiares fallecidos para elevar sus oraciones por su eterno descanso.

Estos días también permiten que los vendedores de flores y los que ofrecen servicios de limpieza, pintura y remozamientos de tumbas, vean una oportunidad para ganar algo de dinero para poder llevar alimentos a sus hogares.

“Estoy visitando la tumba de mi madre, de mi padre, mis hermanos, a quienes siempre recuerdo con amor y respeto, aunque ellos no me escuchen, ni me vean, estoy segura que Dios me escucha para decirles que siempre los recuerdo”, dijo doña Rafaela Alemán en el Cementerio General ubicado en el barrio Monseñor Lezcano.

En las afueras de este camposanto desde muy temprano llena doña María Elena Morales, que tiene más de 20 años de vender flores naturales y artificiales, que tienen gran demanda cada día de los difuntos.

“Tenemos bastante flores para toda ocasión y ahora que estamos cerca de conmemorar el 2 de noviembre, tenemos de varios precios, hay baratas y tenemos otras más caras, lo que viene de afuera es más caro, pero aquí nos acomodamos al bolsillo del cliente, hay de 20, de 30 y de 50 córdobas”, expresó Morales.

Sonia Azucena Cano se ha preparado con anticipación para ofertar todas las variedades de flores características de esta época. “Estamos esperando toda la clientela que viene todos estos días, tenemos de todos los precios, de 10, de 20, 30 y de 50 córdobas, también hacemos arreglos florales”.

flores

flores

flores

flores

flores

flores

flores

flores

flores

flores