A ese respecto, Pedro Haslam, Director Ejecutivo del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) explicó que a nivel gubernamental ya se están tomando medidas para preparar al país en general para enfrentar los efectos del cambio climático que ya se están dejando sentir localmente.

El compañero Haslam expresó que por ejemplo desde el 2010 se comenzó a tomar algunas medidas con lo que se llamó en aquel momento como plan sequía y luego pasó a denominarse plan para enfrentar los efectos del  cambio climático.

El Director Ejecutivo del IDR explicó que en ese sentido se comenzó una ofensiva para impulsar acciones que den respuesta estructural a las familias de la zona seca del país y que cada familia pueda producir su propio alimento y pueda generar su propia comida y obtener ingresos con los excedentes en la comercialización de la producción.

En ese sentido destacó que el IDR y otras instituciones ligadas al agro, impulsan más de ocho mil obras de conservación de agua, de perforación de pozos, reservorios, lagunas, lagunetas, pilas y dotación de tanques, pero además explicó que se comenzó a introducir una nueva tecnología el micro riego para esa zona.

Estas técnicas y el micro riego son adecuadas en pequeñas parcelas con cultivo de patio, para que la gente pueda producir alimentos de manera estable, explicó el ingeniero Haslam, quien dijo que también se está trabajando en otras acciones, especialmente para mantener informada a la población sobre la evolución del clima.

Ayuda a la toma de decisiones

El director ejecutivo del IDR explicó que los productores requieren saber de las proyecciones con relación al clima, como va a estar el invierno, si hay niña, si no hay niña, si hay niño y como va a ser el ciclo productivo desde relacionado con el comportamiento de las lluvias y tener recomendaciones para ayudar a los campesinos a tomar decisiones

Por otra parte manifestó que se puedan estar generando e introduciendo nuevas tecnologías en el campo a fin de ayudar a la producción agropecuaria y a fin de mejorar los índices productivos.

El ingeniero Haslam explicó que serán impulsados más de ocho mil sistemas de producción bajo techo, tipo invernaderos, micro túneles, macro túneles, producir bajo techo con plástico y eso permite entonces poder manejar suelos, agua, de acuerdo a lo que necesite el cultivo.

Estas tecnologías ayudarán a manejar  de mejor forma las plagas, las enfermedades de las plantas, a manejar mejor las cosechas y reducir las pérdidas, además que otras instituciones como el  Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales y el Instituto Nacional Forestal, están desarrollando acciones propias a su misión.

El INAFOR, dijo Haslam, continua con el plan de reforestación nacional, luchando  contra las quemas, impulsando el rescate de semillas criollas o autóctonas, en apoyar la producción amigable con el medio ambiente, en el menor uso de agro tóxicos y la introducción de nuevas tecnologías, como la bío tecnología.

Aseguró el funcionario que también se va a introducir esa materia en la curricula de estudios para concientizar a la juventud.