El Rabino Yechiel Zayde, Representante de la Comunidad Judía de la Florida, Estados Unidos, expresó esta mañana que trae un mensaje de paz al pueblo nicaragüense, al participar en el programa En Vivo, del Canal 4 de televisión.

Zayde expresó un saludo a los líderes de este país y añadió que estaba enamorado de Nicaragua y de su gente.

“Uno de los motivos por los que estoy aquí visitando este país, como siempre, es el mensaje de paz. Mensaje de paz, no es solamente un mensaje simple, es un mensaje profundo, diversos tipos de niveles que las personas podemos comprender con lo que llamamos paz”, explicó.

“Podemos tener paz en el hogar, podemos tener paz en el trabajo, podemos tener paz, pero la paz verdadera es la que la persona tiene que encontrar”, añadió.

“A veces la vida de uno, pues se la pasa, pasando amarguras, porque no sé si sabemos que el cerebro del ser humano, está dividido en dos compartimentos, y en esos dos compartimentos tienes una sección que es la parte negativa y la parte positiva”, explicó.

Indicó que “la parte negativa todo el día está mandando mensajes a la parte positiva, del negativo al positivo; se dice que se piensa en el día 80% más negativo, que positivo”.

“Y eso es una acción que cuando eso se está generando en todo el día, al final del día te sientes derrotado, acabado, triste, a lo mejor tu alegría es muy limitada”, resaltó.

“Pero, pensar positivo e invadir, literalmente, el lugar negativo, esa es una persona exitosa; entonces el mensaje de paz es el mensaje interno, acercar a los individuos hacia el país, hacia la nación”, reiteró.

“Uno de los motivos por el que también estoy aquí, es que yo soy, como Rabino, yo tengo estudiantes aquí en Nicaragua, hay judíos aquí en Nicaragua y mi interés hacia ellos como a los no judíos también, me gusta mucho Nicaragua. Estoy enamorado de Nicaragua ¿por qué?, porque el nicaragüense es un individuo muy sincero, muy humilde; he conocido diferentes tipos de géneros de personas nicaragüenses, desde el campesino, muy humilde. Fui a ordeñar vacas, es una tremenda experiencia. Aprendí a ordeñar vacas; fui a diferentes comunidades, básicamente y también he aprendido de los niveles sociales, también”, dijo.

Recordó que el alma de la persona siempre necesita algo y siempre necesita tener una cercanía también con su Creador.

Señaló que en la Biblia hay una parte que dice: llamarás al eterno con todo tu corazón, pero la palabra en hebreo es una palabra plural, está hablando de dos corazones; entonces el individuo carga en sí dos corazones, explicó.

Entonces, comentó, que muchas veces las personas se preguntan ‘¿cómo es que carga dos corazones?’

Añadió que se dice que en el órgano del corazón hay dos compartimentos, igual que en el cerebro.

“Que hay dos entidades en la persona, está lo que es la inclinación del mal y la inclinación del bien”, señaló.

“Cuando la persona se domina por su inclinación del mal, vemos todo este tipo de destrucción, vemos estos tipos de casos, vemos destrucción no solo al exterior, pero al interior, porque hay algo que se llama Medida por Medida: usted hace esto, usted recibe esto”, dijo.

“Usted bendice, lo van a bendecir; usted habla mal de la gente, la gente va a hablar de uno. Usted va a destruir, le van a destruir a usted, porque lo que uno hace en la vida, uno lo paga”, sentenció.

Sugirió que, aunque el lado del corazón inclinado al bien es más pequeño que el otro, tiene que dominar el bien completamente al otro.

“Pero se dice que nosotros tenemos que alabar al Eterno con los dos corazones, o sea con las dos inclinaciones. No anular el uno al otro; Cuando hay oscuridad, hay luz, porque si no hay oscuridad no puede enseñarse la luz”, añadió.

“No puedo sacar una vela a la calle y decir mira estoy alumbrando la calle, cuando la calle está iluminada”, aseguró.

“Es muy sencillo, cuando hay oscuridad, es porque va a venir la luz”, dijo.

Destacó que una persona extremadamente sabia en fe, es el campesino, que conoce la fe.

Reseñó que tuvo una experiencia en Boaco, montaña adentro, donde el campesino se levanta a las 4 de la mañana y hay que ir, no se ve nada, todo está oscuro y los campesinos están ahí caminando en la oscuridad.

“El campesino tiene la dicha que cuando va a sembrar algo y siembra algo, y no deja de sembrar. Quema todo, se quemó todo, pero vuelve a tirar siembra y la siembra crece más fuerte”, dijo. 

Dijo que cuando ocurren situaciones adversas en nuestra vida personal, en la sociedad, no nos vamos a quedar con la cara larga, porque eso quiere decir que vino una gran bendición; solamente tuvo que quemarse eso para venir la bendición, recalcó.

“Tiene que haber una caída para que venga una gran bendición”, reiteró.

“El campesino cuando quema, imagínate que la mazorca, el elote, dice por qué me quemas, no entiende; se quema para que la tierra agarre más fuerza”, dijo.

Son cosas necesarias para que exista una bendición.

“Entonces, aunque existan situaciones difíciles en nuestras vidas, no nos podemos quedar en la situación difícil”, sugirió.