Cien galones de agua potable para promover la vida de las familias del municipio de San Francisco Libre, es la cantidad que bombeara cada minuto el nuevo pozo que inauguró la población protagonista con el acompañamiento de las autoridades de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL).

De esta manera, más de 250 familias que residen en la zona costera del lago de Xolotlán tendrán el vital líquido hasta por 16 horas cada día, todo un logro de la población que solicitó la restitución de este derecho a las autoridades municipales y al Gobierno Sandinista.

En este municipio ya son más de 450 familias de la zona urbana que cuentan con agua potable, además de aquellas que habitan en las diferentes comunidades rurales que acceden al líquido gracias a los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) que son administrados y dirigidos por los mismos protagonistas.

Roberto Pérez, pastor evangélico de la Iglesia Monte Sinaí, después de bendecir esta obra de vida, instó a los ciudadanos a cuidar del agua, porque el no hacerlo provocaría muerte para las futuras generaciones.

“El agua es vida y queremos orar porque este pozo es una demanda de años y hoy gracias al gobierno, a la municipalidad y a la alcaldía, es una realidad y esto lo debemos de cuidar”, mencionó Pérez.

Jorge Antonio Gutiérrez, Gerente de Perforaciones de Pozos de Enacal, dijo que la perforación de este pozo fue hecha con la inversión de un millón de córdobas, como parte del interés de garantizar el agua potable a las familias de todo el país.

“Hemos garantizado buena calidad, los análisis físicos, químicos y bacteriológicos, han resultado óptimos y de hecho hemos garantizado cobertura, cantidad, calidad y continuidad”, dijo Gutiérrez.

A este hermoso proyecto de solidaridad se hicieron presentes los protagonistas, siendo la señora Digna Emérita Mendoza, que abrió la llave que permitió el pase de los primeros galones a las familias.

“Es una alegría porque teníamos dos años de no contar con este vital liquido, ahí andaba en carretón buscando el agua, pero ahora eso se acabó, ya tengo agua potable en mi casa y la tengo todo el día”, dijo doña Digna, habitante de la comunidad Puerto Nuevo.

Agradeció al Gobierno Sandinista del Comandante Daniel Ortega, por estar resolviendo las necesidades básicas de las familias pobres de toda Nicaragua.

“Era un infierno no tener agua potable, antes teníamos que caminar con los carretones para andar recogiéndola, pero eso no lo volveré hacer gracias a este gobierno que se preocupa por la pobretería”, indicó José Picado Suárez, otro poblador protagonista.