El restablecimiento de la paz en Nicaragua después de las acciones golpistas de la derecha, se lleva a cabo a través de un proceso progresivo donde la normalidad está siendo el común denominador.

Así se expresó este lunes el reverendo Miguel Ángel Casco, presidente de la Coordinadora Evangélica, al señalar que “ya hemos recuperado aquel ambiente donde podemos salir a la calle de noche, donde podemos ir con nuestros hijos al parque, donde podemos ir a la iglesia y a las vigilias”.

“Eso es parte de la normalidad: el trabajo, el estudio y todo lo que se está haciendo, por lo consiguiente, Nicaragua es un país que está entrando a la normalidad con firmeza y principios a diferencia de aquellos que levantan voces diciendo que no todo está anormal”, añadió.

“Serán anormales ellos (los golpistas) pero el país está actuando en normalidad en un proceso donde tiene que profundizarse un Estado de paz, libertad y también de dignidad humana”, añadió el reverendo quien a reglón seguido dijo que también se apoya ese proceso de normalidad siendo tolerante, escuchando al otro, aunque uno no esté de acuerdo.

También el líder religioso llamó a los hombres y mujeres del país a ser consecuentes “con lo que creemos. Nosotros somos un país cristiano, el 99 por ciento de la población es cristiana, católicos y evangélicos”.

“Si somos cristianos hablemos la verdad, si somos cristianos no digamos mentiras, si somos cristianos levantemos el amor como principal bandera y no el odio, si somos cristianos reconciliémonos con el vecino, con el hermano, con el trabajador, pero si no somos entonces vamos a estar al margen de la ley”, sentenció el reverendo.

Casco es de los hombres que creen firmemente que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional tiene esa voluntad de contribuir en el reforzamiento de los valores y la seguridad ciudadana y puso como ejemplo que en los barrios se están llevando a cabo jornadas de oraciones, si no de sanación, donde los pastores están involucrados en las comisiones de paz.

“El gobierno está demostrando que quiere un país con paz y la paz es transversal y no solamente vertical”, insistió el líder religioso quien es del criterio que la paz y la reconciliación no se logran por decreto, sino que son producto de un proceso donde tiene que ver la dimensión espiritual de las personas.

Nuevos mercaderes se han tomado los templos

Parafraseando la historia bíblica de cuando Jesús sacó a los mercaderes del templo en Jerusalén, el reverendo Casco aseguró que actualmente en Nicaragua hay nuevos mercaderes que se han tomado los templos y “si Jesús regresará de nuevo tomaría su látigo y volcaría las mesas y altares de todos esos templos que se han prestado para hacer la casa de Dios en cuevas de ladrones”.

Reflexionó que lo que ha sucedido recientemente donde algunas personas utilizan las iglesias para hacer mitines políticos como el "reflejo de lo que está pasando en la jerarquía católica, ese es el reflejo de la descomposición que hay en la iglesia católica.

“A veces se piensa que la corrupción está en los partidos políticos o empresas, pero la iglesia católica sufre esa situación, además de los escándalos sexuales en Estados Unidos y Europa donde hay sacerdotes involucrados en abusos sexuales a miles de niños y niñas", reflexionó.

“Que no me vengan a decir que (este señalamiento) es una persecución a la iglesia, porque si un periodista comete un ilícito va preso no por periodista, sino por haber cometido un ilícito, si un campesino asesina a otro va preso no por ser campesino, sino porque cometió un ilícito”, dijo.

Finalmente, el reverendo aseguró que si los obispos que cometieron ilícitos en incitar a la violencia, los crímenes y odios en Nicaragua lo hubieran hecho en Estados Unidos “ahí estuvieran presos” no por ser obispos sino por haber cometido ilícitos.