Con el objetivo de lograr una efectiva equidad entre hombres y mujeres, Las Asambleas de Dios estarán impulsando una reforma parcial a la Ley 779, Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres.

Esta organización cristiana asegura que el espíritu de ley es el correcto, pero que se necesitan reformas para no dejar en una supuesta indefensión total a los hombres.

De acuerdo a Saturnino Serrato, presidente de Las Asambleas de Dios en Nicaragua, para promover la reforma se recogerán al menos 50 mil firmas, las que serán entregadas a la Asamblea Nacional como respaldo a esta iniciativa.

Esta organización evangélica emitió un pronunciamiento en el que rechazan la violencia hacia las mujeres por considerar estos actos fuera de los principios cristianos. No obstante, aseguran que la presente ley vulnera los derechos de los hombres, así como también atenta contra el matrimonio y la familia.

“Consideramos que esta ley conculca el derecho de igualdad absoluta entre el hombre y la mujer establecido en el artículo 48 de nuestra Constitución. Consideramos que esta ley destruye el matrimonio al no permitir ningún tipo de mediación y atención al caso, y peor aún cuando no permite al supuesto agresor acercarse a 150 metros de la supuesta víctima. Esta ley también destruye a la familia al no permitir al padre, supuesto agresor, acercarse a sus hijos cuando estos están con su madre supuesta víctima”, reza el documento donde se señalan parte de los argumentos esgrimidos por quienes promueven la reforma.

Buscan que se investiguen los casos

El reverendo Saturnino Serrato manifestó que lo que buscan ellos no es la reducción de penas ni la derogación de la ley, sino que esta pueda incluir trámites de investigación previa que permita comprobar los hechos.

“Aquí debemos dejar siempre bien claro: nosotros no estamos a favor de la actitud machista, dominante, represiva, agresiva violenta que hombres usan contra su pareja, pero si creemos que en la aplicación de la ley debe haber una reforma para que la ley sea equilibrada”, aseguró.

Wendy Puerto, otra de las representantes de las Asambleas de Dios que apoyan una reforma parcial a la Ley 779, destacó que esta no previene el delito.

“Hemos visto el incremento de la violencia en contra de la mujer y el femicidio, cómo ha ido aumentando”, indicó.

Puerto aseguró que la reforma vendrá a dar respuesta a todos aquellos sectores que aseguran que la ley no llenó sus expectativas.

Indicó que la iniciativa busca establecer el trámite de mediación entre las partes en temas específicos como la violencia patrimonial y económica y no en casos extremos de violencia donde hay pruebas concretas del delito.