Sindicalistas salvadoreños que participaron en el II Foro de Paz y Solidaridad, denunciaron la agresiva campaña internacional para desinformar los hechos reales ocurridos en Nicaragua, enmascarando un intento de golpe de Estado fallido con protestas "pacíficas".

Meli Ponce Hernández, Secretaria de Relaciones Exteriores del Sindicato de Trabajadores del Instituto Salvadoreño de la Seguridad Social, aseguró que es impresionante darse cuenta de que las cosas no son como se muestra fuera de Nicaragua, principalmente en redes sociales.

Afirmó que lograron caminar por las calles de Managua por la noche y respiraron paz y tranquilidad. Se respira mucha paz, mucha tranquilidad. Nada que ver con lo que nos habían dicho, afirmó.

Miguel Alexander Escobar, miembro de la Coordinadora Intergremial Rafael Ayala Carranza (Cirac) de El Salvador, afirmó a su vez que eso pone en evidencia el plan del imperialismo para frenar la emancipación de los pueblos.

Porque los pueblos latinoamericanos y del mundo hemos decidido nuestra libertad, hemos decidido lograr nuestra emancipación. Desde que entrábamos por Guasaule observábamos que se respira paz, se respira armonía de ese pueblo, ese calor humano que tienen los nicaragüenses y la campaña mediática que ha arreciado la derecha, los medios de desinformación. Nos llevamos elementos para romper el cerco mediático que le ha establecido el imperialismo norteamericano, los enemigos internos a la revolución sandinista, confirmó.

Entretanto, Teodoro Ardón, Secretario de Organización de la Asociación Nacional de Trabajadores Agropecuarios precisó que están convencidos de que el imperio está actuando en Nicaragua.

Hemos creado un Comité de Solidaridad con todos los países, con los países América Latina sobre el socialismo y hemos estado trabajando sobre eso, en esa solidaridad. Porque realmente estamos convencidos de que el Imperio es igual en todas partes. Por lo menos como organizaciones sociales afines, no nos dejamos engañar, manifestó.

Carlos Alberto García, diputado del FMLN, afirmó que los hechos ocurridos Nicaragua sorprendieron al mundo, pero anunciando una cosa diferente.

Anunciaron al mundo que en Nicaragua había una protesta generalizada, porque allá sí se trataba de los medios de difusión, de los grandes medios, que son toda una cadena internacional, estaban justamente enlazados para el mismo objetivo, lo que estaban anunciando es que el pueblo ya no resistía a un gobierno opresor y que por eso se habían alzado, en primer lugar decían los estudiantes universitarios y que la protesta estaba siendo reprimida y que por tanto… pero que aún así, los protestantes avanzaban… y se repetía una y otra vez, a diario, las expresiones masivas de ese rechazo popular. Esa era la imagen que ha caminado por el mundo y América Latina, aseguró.

No obstante, dijo que fue por sus propios medios y enlaces internacionales que conocieron opiniones diferentes, pero que no podían aún precisar la profundidad de los acontecimientos. 

Ataque global contra los pueblos

Sí entendemos que éste no es un hecho circunstancial y no es particularmente para Nicaragua, entendemos que ésta es toda una versión que se ha venido ejerciendo de hace ya varios años y que esto no es solo para Nicaragua y no es solo para América Latina, que su implicación es global, apuntó.

Aseguró que ahora conocen más de cerca los alcances de la maniobra que fue repelida por un pueblo que confía en su revolución y su gobierno, han sido capaz de resistir y derrotar. En guardia, porque no van a descansar. Pero deben de saber que es indispensable y necesario que unamos esfuerzos, afirmó.

Finalmente, Francisco Cruz, de la Asociación Nacional de Educadores Salvadoreños (Andes), manifestó la solidaridad del pueblo salvadoreño con nicaragua y su lucha contra el imperialismo.

Es de esa manera consciente que el maestro y la maestra luchando, también está enseñando y por eso hacemos un llamado a todo el pueblo nicaragüense a que se una en defensa de éste proyecto de cambios y transformaciones que se han iniciado, para que así seamos fieles a los principios y poder continuar defendiendo esa lucha. Claro, las reivindicaciones sociales logradas, no se entregan, refirió.