El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, felicitó este jueves al pueblo venezolano a través de su cuenta en la red social Tuiter "por la valentía y el coraje con el que enfrentó el chantaje fascista" de la derecha. Al tiempo que resaltó que solo la ciudadanía puede garantizar la paz y la democracia.

El mandatario también le envió un mensaje a los grupos violentos que trataron de desestabilizar al país este lunes 15 de abril. "A quienes atacaron a los CDI (Centros de Diagnóstico Integral) les digo que Barrio Adentro ahora continúa con más amor, el pueblo tiene derecho a la salud pública y gratuita", destacó.

De igual forma lo hizo con los seguidores de la oposición que quemaron las casas del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv). En ese sentido, aseguró que "ahora construiremos con más dedicación el socialismo bolivariano, cristiano y chavista".

Maduro reiteró su compromiso "en nombre de los ocho compatriotas asesinados por los fascistas" y juró consolidar la Revolución Bolivariana del pueblo con el pueblo y para el pueblo.

Por otra parte, condenó las actuaciones de algunos medios de la derecha venezolana, que esconden la violencia fascista y no muestran el dolor de familias de los caídos. "Son cómplices de los crímenes de la burguesía", sentenció.

El jefe de Estado le hizo un llamado al pueblo venezolano a estar alerta ante los planes desestabilizadores impulsados por sectores de la oposición: "Todos debemos reaccionar, acabamos de derrotar un golpe de Estado y ellos van a continuar con el saboteo a la vida del país. Alerta todos".

Luego que el Consejo Nacional Electoral (CNE) confirmara el triunfo de Maduro en Venezuela, opositores salieron a las calles a protestar y desconocer al presidente electo tal como los instó el candidato antichavista, Henrique Capriles. La ola de violencia opositora dejó un saldo de 8 muertos y 60 heridos, según la Fiscalía de la República.

Los antichavistas también atacaron canales de televisión como teleSUR y Venezolana de Televisión, hostigaron a funcionarios públicos y viviendas de particulares.