La Policía Federal de Brasil solicitó este martes al Supremo Tribunal Federal (STF) imputar al presidente de facto Michel Temer por los presuntos delitos de corrupción pasiva y activa, lavado de dinero y organización criminal.

Mediante un informe, la Policía Federal concluyó que Temer junto a otras diez personas, incluyendo su hija Maristela Temer, recibieron coimas (sobornos) para emitir decretos en mayo de 2017 que beneficiaron a empresas del sector portuario, entre ellas, Rodrimar y Libra.

Además, mencionaron al coronel retirado de la Policía, Joao Baptista Lima Filho, y al exdiputado Rodrigo Rocha Loures, quien fue asesor especial de Temer, e indicaron que los sobornos fueron directamente pagados al Movimiento Democrático Brasileño (MDB), liderado por el mandatario de facto.

Asimismo, solicitaron al STF ordenar la detención preventiva de Lima Filho y de otros tres de los investigados para evitar su posible fuga o la destrucción de pruebas, así como el bloqueo de bienes de todos los investigados.

La Fiscalía, que ya denunció a Temer en dos ocasiones en 2017, ahora debe decidir si realiza una denuncia penal en su contra, solicita nuevas investigaciones o pide que el caso sea archivado. Según la decisión de la Fiscalía, el STF deberá investigar y eventualmente procesarlo.

Por su parte, el juez del STF, Luis Roberto Barroso, encargado de recibir el informe indicó que esperará la respuesta de la Fiscalía sobre los bloqueos de bienes y de prisiones preventivas.