Alrededor de 100.000 viviendas continúan este lunes sin energía en Portugal, tras el paso del huracán Leslie durante la madrugada de este domingo, el que afectó especialmente al centro del país, dejando 28 heridos y 61 desalojados.

Figueira da Foz, principal ciudad costera de la región de Coimbra, fue una de las localidades más afectadas. Hasta este lunes continúa marcada por los troncos caídos a causa del viento, inundaciones y el trabajo frenético de operarios de electricidad, para restablecer el servicio prestado por la eléctrica Energías de Portugal (EDP).

Asimismo, EDP indicó en un comunicado que acudirá a “ayuda internacional, empezando por las empresas congéneres de España”, si no consiguen resolver el problema rápidamente, en alusión a los postes de alta tensión caídos a causa del huracán.

Los graves desastres en la red eléctrica se suman a otros desperfectos en viviendascomercios y otro tipo de locales, impidiendo el reporte de los ayuntamientos para hacer un inventario y calcular los daños.

Además, se espera lluviaviento y agitación marítima fuerte que pueden generar olas de hasta cinco metros, por lo que se mantiene en alerta amarilla 11 de los 18 distritos de Portugal.

Por esta razón, permanecerán cerrados ocho muelles y otros tres están con actividad “condicionada”, resaltó la Autoridad Marítima Nacional.